El agro en Nicaragua crece sin más insumos

El incremento de las áreas y del volumen de producción de los principales cultivos provocó en 2016 un repunte del crecimiento de la actividad agrícola, pero, las estadísticas del Banco Central de Nicaragua también reflejan la reducción de las importaciones de bienes intermedios requeridos por la agricultura.

Crecimiento

Fumigación agrícola. LAPRENSA/ARCHIVO

El incremento de las áreas y del volumen de producción de los principales cultivos provocó en 2016 un repunte del crecimiento de la actividad agrícola, tras dos años de expansiones discretas alcanzadas en medio de los estragos causados por la sequía, detallan los informes del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) del Banco Central de Nicaragua (BCN).

No obstante, las estadísticas del BCN también reflejan la reducción de las importaciones de bienes intermedios requeridos por la agricultura. Además, la generación de empleo tampoco creció en la misma proporción que las actividades agrícolas, lo cual es incongruente.

Representantes del sector productivo e importadores de insumos atribuyen esa disparidad a los inventarios que mantenían por la caída de las ventas que se produjo durante los dos años de sequía y a la merma en el precio de los agroquímicos y fertilizantes que generó el desplome del precio del petróleo.

Según las estadísticas del BCN, en 2013 el IMAE registró un repunte pero en los siguientes dos años se desaceleró, para nuevamente dinamizarse el año pasado al alcanzar en diciembre una variación promedio anual de 4.7 por ciento, la más alta de los últimos cinco años.

Ampliar infografía aquí:

Empleados del sector agropecuario inscritos al INSSMás labores y áreas

Dicho crecimiento se obtuvo como “resultado de mayores labores y producción en los cultivos de café, caña de azúcar, frijol, arroz, maní, ajonjolí, pastos, vegetales, raíces, tubérculos y frutales, entre otros”, detalla el informe del BCN.

Para Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), el “crecimiento del 4.7 por ciento en la actividad agrícola es congruente con un crecimiento después de dos años de sequía” y añade que finalmente “hay que considerar el peso específico de ciertos cultivos, como la caña de azúcar, que sufrió mucho con la sequía y ha tenido un repunte tanto de precios como de producción”.

Michael Healy, presidente de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), asegura que no solo los productos señalados por el BCN son responsables de este repunte, sino todos los cultivos, ya que estimulados por el buen desarrollo del período lluvioso muchos productores se animaron a incrementar las áreas de sus cultivos.

Además, “el buen invierno permitió recuperar los niveles de rendimientos que se habían reducido considerablemente en los últimos años por los efectos de la sequía”. Adicionalmente, según Healy, los cambios tecnológicos que se introdujeron en los años de sequía para contrarrestar sus efectos, también contribuyeron a conseguir niveles récord de rendimiento.

Ampliar infografía aquí:

IMAE actividad agrícola

Hay nuevas áreas

En el caso del café, la presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), Aura Lila Sevilla Kuan, atribuye el incremento de la producción a que las áreas que entre 2012 y 2013 fueron afectadas por la roya y tuvieron que renovarse o resembrarse y otras nuevas que se establecieron, ya entraron en producción plena.

Por su parte, el gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), Mario Amador Rivas, confirma que el año pasado el área sembrada de caña pasó de 102,000 a 105,000 manzanas y que el rendimiento agrícola se elevó en un promedio de cinco toneladas por manzana. Adicionalmente el rendimiento industrial (cantidad de azúcar que se obtiene por tonelada de caña), de la zafra que inició en noviembre pasado se ha incrementado en unas tres libras por tonelada.

Estos incrementos, según Amador Rivas, “son el resultado de un mejor invierno y de la necesidad de los ingenios de seguir avanzando en sus procesos de producción” los que permiten que en la zafra actual se pueda proyectar una producción cercana a los 16 millones de quintales de azúcar y acercarse al récord de 16.3 millones de quintales producidos en la zafra 2013-2014.

Según Healy otros productos como la palma africana y el cacao también han incrementado considerablemente sus áreas de siembra y algunas de estas están entrando en su fase de producción.

Aunque el BCN incluye a las raíces y tubérculos entre los productos que empujaron el crecimiento de la actividad agrícola, un representante del sector difiere de las autoridades.

Ampliar infografía aquí:

Monto de las importaciones de bienes intermedios para la agriculturaImportan menos insumos

“En los tubérculos hubo caída tanto en la producción como en las exportaciones ya que en la zona de Nueva Guinea, que hasta ahora era la principal productora de quequisque y malanga, los productores han sustituido estos productos por el café robusta, piña y cacao. Lo único que se mantiene o quizás ha crecido es la yuca”, sostiene Roberto Argüello, coordinador de la Comisión de Raíces y Tubérculos de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

En esta zona y todas las cercanas a la frontera con Costa Rica el crecimiento de plantaciones de piña y naranja han crecido considerablemente porque la demanda en el mercado internacional también se ha elevado.

A pesar del repunte de la actividad agrícola, el informe de comercio exterior de la máxima entidad bancaria del país reporta que el año pasado tanto el valor como el volumen de las importaciones de bienes intermedios para uso agrícola se redujeron.

Hasta noviembre del 2016, el monto de estas compras estaba 10.74 por ciento por debajo de las que se realizaron en el mismo mes del 2015. Mientras que en el lapso de referencia el volumen de estas importaciones registraba una caída del 4.71 por ciento, detallan las estadísticas de comercio exterior del BCN.

Ernesto Baltodano, presidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), sostiene que el crecimiento de la actividad agrícola no ha empujado la importación de insumos ya que en los dos años de sequía por la reducción en las áreas de siembra y un manejo más cauteloso por temor a las pérdidas, muchos de los productos no se vendieron y se mantenían en inventario. Además, dice que no está seguro de las cifras pues no conoce los datos globales, sino únicamente los de los socios de Anifoda.

Ampliar infografía aquí:

Volumen de importaciones de fertilizantes y agroquímicos

Plantaciones usan menos

Por su parte Chamorro explica que en 2015 se consumió muy poco fungicida porque debido al ambiente seco que predominó las plantaciones no los requerían y por tanto en el 2016 se tuvo que importar menos. Además, debido al buen desempeño de la temporada lluviosa algunos productos, entre ellos los granos básicos demandan menos agroquímicos.

Baltodano y Chamorro coinciden en que algunos productos químicos tienen duración de más de un año y es posible que las empresas estén agotando sus existencias que no lograron vender en los años de sequía.

El incremento en el uso de bioinsumos en la actividad agrícola, es para Healy otros de los factores que habría incidido en la reducción de las importaciones de los bienes intermedios para la agricultura (fertilizantes y agroquímicos).

Además, según Baltodano, desde el desplome del precio del petróleo en el mercado internacional el precio de muchos insumos agrícolas se ha venido reduciendo y solo el año pasado, según cálculos de Anifoda, el precio de los fertilizantes que son los que más pesan en la importación total, se habría mermado entre un veinte y treinta por ciento. Porcentaje que tendría que reflejarse en el monto total de las importaciones de estos productos.

Baltodano considera que en los próximos cinco años los proyectos de siembra de palma africana, café robusta y cacao, que están en desarrollo, dispararán la demanda de estos insumos que deben traerse del exterior.

Fumigación en el valle de Sebaco

Empleo no es referencia

Los informes del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) del Banco Central de Nicaragua (BCN) reportan que en noviembre la variación promedio anual del IMAE de la actividad agrícola se ubicó en 4.7 por ciento. Con ello alcanzó el nivel de expansión más alto de los últimos cinco años.

Sin embargo la cantidad de empleos formales que genera la actividad no creció en la misma proporción.
Representantes de organizaciones del sector productivo consideran que la cantidad de empleados inscritos al Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS) no puede tomarse como referencia ya que los reportes que proporciona el INSS al BCN para ser publicados incluyen en un mismo segmento a los que se emplean en agricultura, silvicultura, caza y pesca.

Además, la mayor parte del trabajo agrícola por ser temporal se realiza en la informalidad.

Recuerdan que en el caso del café se pueden emplear hasta trescientas mil personas durante cada cosecha y al término de esta las plazas se reducen al mismo, lo mismo ocurre con la caña, el sorgo y la mayoría de cultivos.

Puede leer también: “Producir sin agroquímicos sería un desastre”

Fumigación de cafetales

Los precios reflejan

Para la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) la mejor forma de rastrear el crecimiento de la actividad agrícola son los precios.

“Si los precios se mantienen estables en los mercados locales, en particular el de los granos básicos, es señal que la actividad está aumentando”, sostiene Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la organización.

Durante el año pasado el precio de estos granos se mantuvo estable, especialmente el del frijol que volvió a niveles de diez córdobas por libra que mantenía previo al alza que provocó el auge de la producción de frijol negro, que lo hizo superar los 35 córdobas por libra.

También le puede interesar: A mejorar la productividad en Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: