Trump y Peña Nieto acuerdan no hablar públicamente del muro

La conversación se produjo después de que Peña Nieto anulara este jueves la visita que tenía programada para la próxima semana a la Casa Blanca

El presidente, Donald Trump y su homólogo, Enrique Peña Nieto. Ambos se reunieron cuando Trump era candidato a la presidencia de Estados Unidos. LA PRENSA/Archivo

El presidente, Donald Trump y su homólogo, Enrique Peña Nieto. Ambos se reunieron cuando Trump era candidato a la presidencia de Estados Unidos. LA PRENSA/Archivo

La Presidencia mexicana informó este viernes que en una conversación telefónica entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el de México, Enrique Peña Nieto, acordaron resolver sus diferencias sobre el pago del muro fronterizo como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral y decidieron «por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema».

Mientras tanto, Trump, manifestó en una rueda de prensa conjunta con la primera ministra británica, Theresa May que la llamada que mantuvo esta mañana con su homólogo mexicano fue «muy buena» y reiteró que su intención es buscar «una relación justa» con el país vecino. Además confirmó que la conversación con Peña Nieto duró alrededor de una hora.

La conversación se produjo después de que Peña Nieto anulara este jueves la visita que tenía programada para la próxima semana a la Casa Blanca, tras la orden ejecutiva firmada por el magnate para construir un muro en la frontera mexicana y asegurar que su coste será «reembolsado al 100 por ciento» por México.

La conversación ocurrió la misma mañana en que Trump utilizó por segundo día consecutivo su cuenta de Twitter para criticar a México, generando una tensión en la relación bilateral sin precedentes en años recientes. «México se ha aprovechado de Estados Unidos demasiado tiempo. Déficit comercial gigante y escasa ayuda en la débil frontera debe cambiar ahora», tuiteó el jefe de Estado este viernes, un día después de que Peña Nieto cancelara la reunión que tenían prevista para el 31 de enero».

Durante su primera semana en la Casa Blanca, Trump ordenó la construcción inmediata de un muro a lo largo de la frontera con México y analiza imponer un arancel de 20 por ciento a las importaciones de ese país para financiar su construcción, que según legisladores republicanos podría tener un costo de 15 mil millones de dólares.

Peña Nieto decidió suspender su visita a la capital estadounidense después de que Trump tuiteara el jueves que «si México no está dispuesto a pagar el muro tan necesario, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión».

Trump pide respeto

Horas más tarde en Filadelfia, Trump subió el tono al advertir que «a menos que México trate a Estados Unidos justamente, con respeto, tal reunión sería inútil y quiero tomar otra ruta. No tengo opción».

Al culminar una visita de dos días a la capital estadounidense el ministro de Relaciones Exteriores mexicano Luis Videragay respondió que «México pide respeto y ofrece respeto». «Queremos construir acuerdos, pero hay temas que no son parte de una estrategia de negociación y son inaceptables», agregó el funcionario refiriéndose a la aspiración de Trump de que México asuma el costo de la construcción del muro.

Durante su campaña electoral Trump calificó de «criminales» y «violadores» a los inmigrantes mexicanos y puso en duda la capacidad de un juez federal debido a sus ancestros mexicanos. Estados Unidos y México comparten una extensa frontera y mantienen una compleja relación bilateral en temas diversos como migración, esfuerzos antinarcóticos y política ambiental. El comercio transfronterizo bilateral asciende a 1,600 millones de dólares diarios.

Lea además: Peña Nieto a Trump: “ni confrontación, ni sumisión”

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: