¿Qué pretenden CxL?

Solicitar personería como partido político, de manera general, es algo normal dentro de agrupaciones que aspiran al poder político por la vía cívica, a través de las elecciones.

Ley 89, educación superior

La unidad de la oposición es vital para tener mayores probabilidades de librarnos de la dictadura. A pesar de ello, y contrariando el clamor de la gente por la unidad, “Ciudadanos por la Libertad (CxL)” nace dividiendo; separándose de otras agrupaciones sociales y políticas que conformábamos la Coalición Nacional por la Democracia. ¿Qué los mueve a separarse, qué ventaja le ven a trabajar por separados? No logro percibir ninguna ventaja para la nación. Solo veo potenciales beneficios para el propio CxL, a la hora de buscar cargos de elección popular; no tendrían nada que negociar con otras agrupaciones. También es un beneficio y quizás muy grato para ellos, tomar decisiones, sin tener que discutirlas con otros socios; o sea, aislándose pueden ser reyecitos o reyecitas dentro de su agrupación. En todo caso, una oposición dividida es uno de los regalos más preciados que se le pueden hacer a Ortega, ¿o no?

Solicitar personería como partido político, de manera general, es algo normal dentro de agrupaciones que aspiran al poder político por la vía cívica, a través de las elecciones. Sin embargo, las circunstancias pueden convertir un acto en sí bueno, en uno perverso. En efecto, saludar a un amigo es, en sí, un acto bueno. Pero… ¿qué hubiera pasado si, en una sala donde la despiadada Policía nazi busca entre un grupo de personas a “Juan” para llevarlo detenido o matarlo, y al entrar yo y percatándome de la situación, saludara a “Juan”, diciendo su nombre y dándole la mano? El saludo se habría convertido en la pena de muerte para “Juan”. En el caso de la solicitud de personería jurídica para CxL, aunque alguien les advirtió en un artículo en La Prensa que no había prisa, y que era más prudente esperar que pasara la visita del secretario general de la OEA, se apresuraron a presentar su solicitud ante el Consejo Supremo Electoral. Como resultado, es muy aprobable que este organismo haya percibido que una parte de la oposición estaba aceptando, aunque refunfuñando, los resultados del vil proceso electoral, y que estaban dispuestos al “borrón y cuenta nueva”, procediendo a enfocarse en las futuras elecciones municipales. De tal manera, la actuación de CxL puede haber influido a que el informe de la OEA no recogiera en toda su magnitud la farsa e ilegitimidad del proceso electoral, la debacle de la institucionalidad y del Estado de derecho en Nicaragua. Un informe timorato de la OEA, a su vez, puede quitar presión del congreso de los Estados Unidos sobre el gobierno de Nicaragua. En resumen, una dictadura golpeada duramente por la masiva abstención electoral, y por condiciones internacionales que se le han vuelto adversas en gran medida, de repente ha recibido una tabla de salvación de manos de CxL. Lo que desconocemos es si fue un error de cálculo, o es que hay otros intereses detrás de esta actuación.

Por último, en un artículo del licenciado Pedro Joaquín Chamorro Barrios y en otro del presidente del Cosep, nos piden que veamos las cosas de manera positiva. Con optimismo. Nos hablan de que es mejor un vaso medio lleno que otro vacío. Pero antes nos dijeron que ven el informe de la OEA solo como un paso en el sentido correcto, en un largo camino por recorrer. Traducido a la imagen del vaso, lo que se estaría poniendo en el vaso son solo gotas, y nos piden que nos contentemos con esas gotas. Es como pedirnos que convivamos con un tigre, porque le han dado a limar un poco los dientes. Muchos preferimos librarnos del tigre.

El autor es médico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: