La humanidad no cambia

Por supuesto que estas reflexiones no significan que estamos condenados a tener siempre un mundo pervertido; no, esto significa que la humanidad siempre será la humanidad pero que dentro de ella siempre surge la inspiración divina.

torre de Babel, estudiantes, Nicaragua, protestas

Querida Nicaragua: Quién sabe por qué la humanidad espera tanto de los tiempos modernos llenos de adelantos fabulosos como el internet, los satélites, la televisión y la radio, la aviación, los laboratorios de ciencias que van descubriendo formas y maneras de alargar la vida. Podemos  descubrir todo tipo de enfermedades como el cáncer, el sida, las células madre para vitalizar o fortalecer los organismos ya gastados; todo eso podemos lograr  pero lo que jamás podremos es cambiar la mentalidad gregaria de la gente, la actitud de todos frente a la vida. Va cambiando el mundo, cambian los climas, las maneras de vivir, la forma de transportarse, etc.

Primero el hombre vivía entre los árboles, después caminó sobre las extremidades inferiores, comía carne cruda, luego descubrió el fuego y comenzó a comer carne cocinada; inventó la rueda y luego los carruajes tirados por animales y al pasar de los siglos el automóvil y los medios de transporte modernos. Pero la humanidad, el hombre sigue siendo en lo general  el mismo.

Estoy haciendo este tipo de reflexiones después de leer algunos  pensamientos o expresiones de famosos personajes de la historia del mundo.  Por ejemplo este: “No tengo ninguna esperanza en la juventud de hoy, se visten estrafalariamente, se dejan crecer el pelo como mujeres, irrespetan a sus padres y les gusta la vagancia; esta juventud está perdida”. ¿Quién firma este pensamiento? Séneca, el filósofo hispano latino que vivió  más o menos en el año cincuenta de la era cristiana. Y esto otro que dice:   “Los jóvenes hoy en día son unos tiranos, contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros”.  ¿Quién creen ustedes que firma esta frase célebre? Sócrates, el filósofo griego en el año 390 antes de Cristo. ¿No parecen estas frases escritas hoy en día? Quiere decir entonces que la humanidad ha sido siempre la misma, que en la juventud casi todos hemos sido rebeldes, irrespetuosos, mal agradecidos con nuestros padres, hemos hecho lo que nos ha dado la gana.   Desde los tiempos de Sócrates, hasta los de Séneca nos hemos comportado igual. Saltemos a otra época y veamos otro pensamiento, dice así: “Basta de silencio, gritad con cien mil lenguas porque por haber callado el mundo está podrido”. ¿Quién firma esta frase en la que hay que gritar porque por el silencio el mundo está podrido? ¿Será alguien de este siglo o del siglo pasado?

No.  Es Santa Catalina de Siena, la santa italiana nacida en 1347 y muerta en 1380 hace siete siglos, es decir que hace siete siglos  el mundo estaba podrido como ahora, lleno de costumbres paganas como ahora, lleno de revueltas, asesinatos, asaltos, perversiones morales, juventudes rebeldes, pecados capitales, etc. etc. igual que ahora y que siempre.

Por supuesto que estas reflexiones no significan que estamos condenados a tener siempre un mundo pervertido; no, esto significa que la humanidad siempre será la humanidad  pero que dentro de ella siempre surge la inspiración divina. Esto es que en el siglo XIII nace un Francisco de Asís que reconstruye una Iglesia en ruinas y da al mundo un bellísimo ejemplo de santidad y amor;  en el siglo XV nace un Ignacio de Loyola  para proyectar en el mundo una Iglesia moderna y culturizadora forjadora de juventudes. La humanidad sigue siendo la humanidad pero nace un Mahatma Gandhi proclamando la libertad y la no violencia, una madre Teresa de Calcuta, un Juan XXIII y un Juan Pablo II. Siempre habrá en el mundo desviaciones, abusos, modas escandalosas, vicios, desfachateces, inmoralidades, pero igualmente nacerán hombres que sean faro, que sean guía, que sean ejemplo, hombres y mujeres que pregonen los eternos valores: el amor, la fraternidad, la solidaridad, la libertad, la honestidad y la convivencia humana. El mundo nunca estará  totalmente perdido.

El autor es gerente de Radio Corporación y excandidato a la Presidencia de la República en 2011.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: