Pasa de pastor a diputado de ALN

El diputado designado por el poder electoral Mauricio Orúe Vásquez es una de las caras nuevas en la Asamblea Nacional.

El diputado designado por el poder electoral Mauricio Orúe Vásquez es una de las caras nuevas en la Asamblea Nacional. Vivió su adolescencia en El Salvador, donde se convirtió en pastor evangélico a los 18 años. Es abogado, teólogo, psicólogo y académico.

También estudió la carrera de Comunicación Social en la Universidad Cristiana de las Asambleas de Dios, en San Salvador, pero le faltó un año para terminarla, aunque ejerció como periodista en Radio Cadena Central, también de El Salvador.

Regresó a Nicaragua en 1996, donde continuó siendo pastor de las Asambleas de Dios. Se separó de esa congregación para dirigir el Concilio Internacional Pentecostés hasta 2009, cuando se retiró de su trabajo pastoral definitivamente.

Actualmente es uno de los dos diputados designados por el poder electoral a la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

Sus primeros pasos en política fueron en la campaña electoral de 2006, promoviendo la candidatura presidencial de Eduardo Montealegre en la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). Hizo campaña en Estelí, Madriz y Nueva Segovia, donde tenía contactos con los pastores.

“Yo trabajé con pastores de la región, motivándolos a votar por la ALN y a ofrecerle ese proyecto político, esos fueron mis primeros pasos en política”, recordó Orúe en entrevista con LA PRENSA.

Actualmente Orúe es uno de los 20 diputados, de 91 en total, que no son de la bancada del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y como los otros 19, tiene la seguridad de que con consenso y actitud propositiva podrá impulsar sus iniciativas de Ley en una Asamblea Nacional donde los últimos cinco años solo se han aprobado las propuestas enviadas por el Ejecutivo.

¿Por qué decide involucrarse en política?

“Muchos pastores, si usted les habla de política, dicen que eso es del diablo, que los políticos son corruptos, que son sucios y que un pastor no se puede meter en eso. Pero la política es el arte del buen gobernar y le pertenece a todos los ciudadanos de la nación, sin exclusión”, es lo que responde Orúe para explicar por qué un expastor decide proponer su candidatura a diputado.

Desde 2009 Orúe dejó su trabajo pastoral definitivamente, pero fue hasta hace dos años que se involucró de lleno en la política, inspirado por el grupo de pastores que fundó el Partido Nueva Alianza Cristiana (Panac), según cuenta.

Hablan bien de él

Mauricio Fonseca, presidente de la Alianza Evangélica de Nicaragua, expresó que Mauricio Orúe, mientras se desempeñó como vicepresidente de esa organización evangélica, fue una persona muy responsable y con un buen testimonio en su vida ministerial.

“Yo le deseo a él que desde la diputación se gane para Cristo a algunos diputados, porque otros que han llegado allí no se han ganado a nadie ni han dado buen testimonio”, afirmó Fonseca.

El reverendo Saturnino Cerrato dijo que fue maestro de Orúe en Teología y lo recuerda como una buena persona. Cerrato aseguró que tiene al menos 10 años de no estar en el pastorado.

 

El creyente no ve bien que sus pastores se involucren en política, pero no debe tenerse esa percepción”.
Mauricio Orúe, diputado de la Asamblea Nacional.