Buscan ayuda del Gobierno en Rivas

Dos colaboradores históricos del Frente Sandinista señalaron que se encuentran pasando una situación difícil y aducen que nunca han recibido ayuda del Gobierno

Francisco Ramón Alvarado y Ángel María Acevedo Prado. LA PRENSA/R.VILLARREAL

Tola, 30-01-2017- Ángel María Acevedo Prado y Francisco Ramón Alvarado Rodríguez son dos colaboradores históricos del Frente Sandinista, pero aducen que están pasando muchas necesidades y su partido los ha abandonado. LA PRENSA / RAMÓN VILLARREAL

Dos colaboradores históricos del Frente Sandinista, originarios del municipio de Tola, señalaron que se encuentran pasando una situación difícil y aducen que nunca han recibido ayuda del Gobierno, como ha ocurrido con otros que colaboraron con la lucha que derrocó al somocismo.

Ángel María Acevedo Prado, de 82 años, es originario de la comunidad indígena de Las Salinas de Nahualapa, en Tola. Narró que desde 1977 comenzó a colaborar con la guerrilla sandinista y cuando fue descubierto por la guardia de Somoza, tuvo que unirse a la columna guerrillera del Frente Sur.

“Comenzamos a combatir con fusiles 22, escopetas, y luego fuimos consiguiendo mejores armas y fusiles, hasta que se obtuvo el derrocamiento de Somoza. Después de eso he dedicado mi vida a trabajar, pero ya estoy muy enfermo, no tengo ninguna jubilación, ni el Gobierno me ha dado ninguna ayuda”, narró Acevedo.

Lea también: Drama por la sequía en Tola

El octogenario sandinista dice que ha pedido apoyo en todas las instituciones de Gobierno, delegados, secretarios políticos sandinistas, pero nadie lo ayuda, por lo que le recordó al Gobierno que “por la lucha guerrillera, y por esos viejos combatientes están en el poder y nada les cuesta darnos una ayudita para los últimos días que nos queda de vida”.

Acevedo Prado dijo que hay muchos excombatientes y colaboradores históricos, que nunca han recibido apoyo, ya varios han muerto olvidados, y “lo único que queremos es que nos garanticen una pensioncita, una ayudita mensual a los que hicimos posible el triunfo de la revolución”.

Francisco Ramón Alvarado Rodríguez, de 76 años, originario de Nancimí, Tola, dijo que aunque no anduvo combatiendo en las montañas, fue uno de los que llevaba provisiones y medicamento al comando guerrillero sur.

“A mí me entregaban las provisiones y medicamentos para que los fuera a entregar a los combatientes que estaban en la montaña y en eso arriesgué mi vida, cruzando la montaña, y no dejándome atrapar por la guardia de Somoza, y aunque el Gobierno dice que la ayuda de los colaboradores históricos fue muy importante, nunca me han dado ningún beneficio”, reclamó.

Queremos pasar tranquilos nuestros últimos días, y esperamos que el Gobierno nos dé respuesta, porque aquí nadie nos resuelve nada”.
Francisco Ramón Alvarado Rodríguez.

Le puede interesar: Rivas urge de ordenamiento

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: