Laguna azul de agua potable y aguas residuales

Desde hace tres semana la ruptura de un tubo madre de agua potable en el barrio Villa Canadá causó que se formara una pequeña laguna a lado de una alcantarilla de aguas residuales.

Desde hace tres semanas la ruptura de un tubo madre de agua potable en el barrio Villa Canadá causó que se formara una pequeña laguna a lado de una alcantarilla de aguas residuales. A pesar de la contaminación niños y jóvenes llegan a diario a bañarse sin restricción alguna.

Ivania Murillo aseguró que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) llegó en dos ocasiones a ver el tubo pero que no hizo nada. “Ahora lo que nos preocupa son dos cosas, que las aguas negras se infiltren en la ruptura del tubo de agua potable y que se contamine el agua que llega a las casas y que los niños se enfermen al meterse a ese hoyo”, dijo Murillo.

Carlos Vado, habitante de la zona asegura que el agua que se estancó es el potable y por eso se ha convertido en el lugar de recreación de personas que llegan a bañarse; sin embargo a simple vista el agua estancada se ve gris, al lado hay basura, lodo, excremento de perro y un pozo de visita (manjol) aparentemente tapado.

LA PRENSA/L. Villagra
LA PRENSA/L. Villagra

Dinora Acuña, habitante de la zona dijo que a raíz del estancamiento de agua se han proliferado los zancudos en la zona.

“Ahorita no debería de haber zancudos porque no es invierno, pero como se rompió ese tubo ahora ya no se aguanta el zancudero y ni siquiera vienen a fumigar, prácticamente estamos olvidados aquí”, sostuvo Acuña.

Enacal no renueva tubería vieja

Actualmente no existe un proyecto definido para el reemplazo de la tubería del agua potable en Managua, de la cual se considera que en más del noventa por ciento se encuentra obsoleta.

LA PRENSA/L. Villagra

Datos de Enacal indican que Managua tiene dos mil kilómetros de tuberías para agua potable y mil kilómetros de alcantarillado sanitario. De este último, las primeras redes se construyeron en 1926.

LA PRENSA intentó conocer la versión de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado (Enacal) a través de la vocera Maritza Tellería, sin embargo no contestó a las llamadas.