Monumentos feos, obsoletos y caricaturescos de Managua

El monumento de Alexis Argüello “tiene un amontonamiento excesivo de figuras, le falta espacios libres; además el sitio no es un espacio idóneo para la escultura” valora el arquitecto y artista visual David Ocón.

Serie de esculturas sobre El Güegüense, situadas en la Rotonda de Plaza España. Sufren deterioro y falta de mantenimiento de urbanismo. LA PRENSA/Lissa Villagra

Serie de esculturas sobre El Güegüense, situadas en la Rotonda de Plaza España. Sufren deterioro y falta de mantenimiento de urbanismo. LA PRENSA/Lissa Villagra

Monumento a la Virgen Concepción de María. LA PRENSA/Lissa Villagra
Monumento a la Virgen Concepción de María. LA PRENSA/Lissa Villagra

Virgen de la Concepción de María

Su imagen fue tomada de la pintura de la Inmaculada Concepción del pintor español Bartolomé Esteban Murillo.

Es el monumento más alto de Managua. Mide 10 metros de alto y esta sobre una base de 9 metros, pesa 14 toneladas, está situado en La Rotonda Miguel Larreynaga.

Dicha obra fue realizada por el escultor Arnoldo Guillén. Desde su inauguración en 1999 recibió críticas por sus volúmenes pesados, la cabeza caída y los ángeles caricaturizados. Fue realizada durante el Gobierno de Arnoldo Alemán. Fue remodelada y repintada en 2007, en su intento de mejorarla.

Monumento a Alexis Argüello fue realizado en un mes y  es visto como el más feo de Managua. Está situado en La plaza de las Victorias.LA PRENSA/Lissa Villagra
Monumento a Alexis Argüello fue realizado en un mes y  es visto como el más feo de Managua. Está situado en La plaza de las Victorias.LA PRENSA/Lissa Villagra

Homenaje a Alexis Argüello

El Monumento al tricampeón mundial de boxeo, Alexis Argüello, ha sido calificada por escritores y público en diversos medios como “pseudo arte”.

Mide 10 metros de alto, pesa cuatro toneladas en cemento armado, hierro y llenado de arcilla. Fue inaugurado durante el Gobierno Sandinista en 2010. Su levantamiento lo dirigió el escultor Sócrates Martínez con alumnos de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Su representación es “Alexis con el pueblo”.

Estatua de Simón Bolívar. LA PRENSA/Lissa Villagra

Simón Bolívar

Escultura del héroe venezolano Simón Bolívar. Su imagen fue tomada de la pintura del artista Paulin Guerin. La escultura fue encargada al escultor Guillén y se encuentra ubicada en el lado sur del parqueo de la Universidad de Ingeniería, mide cinco metros de alto, presenta a un héroe flaco, alto y con cabeza desproporcionada.

Serie de esculturas sobre El Güegüense, situadas en la Rotonda de Plaza España.LA PRENSA/Lissa Villagra
Serie de esculturas sobre El Güegüense, situadas en la Rotonda de Plaza España.LA PRENSA/Lissa Villagra

El Güegüense

Varias esculturas, El Güegüense, situada en la Rotonda del mismo nombre, estas series suponen una exaltación a la cultura indígena y mestiza.

Cuentan con una altura de más de dos metros cada una. Presentan un pobre acabado en sus anatomías y están distanciadas en la rotonda. Sufren deterioro y falta de mantenimiento de urbanismo.

Escultura de Carlos Fonseca, ubicada en el Museo Victoria Sandinista Carlos Fonseca frente al Estadio Nacional de Beisbol Denis Martínez.LA PRENSA/Lissa Villagra

Carlos Fonseca

Escultura de Carlos Fonseca de más de siete metros de alto, situada en el centro del Museo Victoria Sandinista Carlos Fonseca, frente al Estadio Nacional Estadio Nacional Dennis Martínez, realizada por Sócrates Flores, con la misma técnica empleada en el monumento Alexis Argüello. Presenta una imagen tosca que se aleja del realismo preciosista, clásico.

Esculturas de mucha imaginería sobre pedestal

Para el arquitecto y artista visual David Ocón, la mayoría de las esculturas de Managua son del siglo pasado y de imaginería.

El monumento de la Virgen de Concepción de María “tiene una imagen muy pesada, es un totoposte grotesco, rústico, le falta gracia y ligereza”, dice.

Lea además: Esculturas sobre Rubén Darío se exhiben en Palacio de la Cultura

Y la de Alexis Argüello “tiene un amontonamiento excesivo de figuras, le falta espacios libres; además el sitio no es un espacio idóneo para la escultura”.

Sobre la serie de esculturas de El Güegüense —explica Ocón— le recuerda escenas de Blanca nieves y los siete enanos. “Puede ser que las figuras estén bien ejecutadas, pero de pronto se ve algo como de Walt Disney, infantiloide”, dice.

Ocón en contraparte destaca la escultura clásica del monumento de Rubén Darío, de Mario Favilli, por su gran logro en el pasado siglo; no obstante lo hecho por otros escultores es de mucha imaginería para pedestal, y que no va con una ciudad del siglo XXI.

“Si hubieran concursos, debate y un buen jurado se enriquecería la situación y ganaría la ciudad”, propuso Ocón.

Le puede interesar: Monumentos que guardan historias impresionantes de soldados nicaragüenses