Fiesta a Virgen de Candelaria en Diriomo con mucha devoción

Con un ambiente oloroso a corozo y candelas de cebo, dio inicio la misa solemne a Nuestra Señora de Candelaria, en el Santuario Mariano Diocesano en Diriomo

La imagen de la Virgen de Candelaria fue esculpida por el diriomeño Nazario Franco hace 152 años. LA PRENSA/L. VARGAS

Con un ambiente oloroso a corozo y candelas de cebo dio inicio la misa solemne a Nuestra Señora de Candelaria este 2 de febrero en el Santuario Mariano Diocesano, ubicado en el municipio de Diriomo, en el contexto de sus fiestas patronales. La celebración que inicio el 21 de enero, este 1, 2 y 3 tiene sus días principales.

A la una de la madrugada de este jueves la imagen entró al templo, luego de haber estado durante todo el día miércoles en el sitio conocido como La Raya.

La mayordoma Azucena Barrios Malespín y su familia se encargó del arreglo de la peaña de la Virgen, los alimentos de los fieles, la misa de este jueves, los juegos de pólvora y todo lo que contiene este día festivo, incluso la alborada. Barrios repartió nacatamales, buñuelos y chicha de payana, a todo el pueblo, según la tradición.

Fervor

Barrios manifestó que Candelaria salvó a su madre de una grave enfermedad, que incluso los médicos no daban esperanzas y la habían desahuciado. “Mi mamá esta viva gracias a ella. Yo le pedí un milagro para mi mamá y ahí esta viva. De eso hace cinco años”, refirió doña Azucena.

Este jueves unos 20 grupos de danza folclórica conformados por jóvenes del pueblo entraron al templo para hacer el saludo habitual. Esta ceremonia es muy antigua, pero se había perdido, según Róger Pavón, fiel devoto de la imagen y responsable de uno de los grupos.

La misa fue oficiada por monseñor Jorge Solórzano, obispo de la Diócesis de Granada y concelebrada por el clero diocesano. El mensaje radicó en la advocación de la imagen: la Presentación de Jesús en el Templo, después de 40 días de su nacimiento en Navidad.

Miles de devotos asistieron a este acto litúrgico cargado de fervor y tradición. La bendición de las candelas fue parte de la ceremonia y luego de la misa, la ya tradicional y piadosa pasada debajo del manto.

Esta tarde el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) cerró la fiesta principal con una puesta en escena del grupo folclórico Macehualth, en homenaje a la Virgen.

Devotos de la Virgen de Candelaria en Diriomo, durante la misa solemne en su honor. LA PRENSA/L. VARGAS

Sus trajes

La imagen de Candelaria fue esculpida por el diriomeño Nazario Franco hace 152 años, según explicó monseñor Luis Vallejos, párroco del santuario. Explicó que ante la majestuosidad de la imagen y sus ropajes, han decidido crear un espacio en el templo para hacer una exhibición de sus vestidos y objetos personales.

Lillyam Dávila Pérez es camarera de la Virgen junto a 17 señoras del poblado. Todas se encargan del mantenimiento de los más de 150 vestidos que tiene la Virgen. Dávila explicó que lavan y planchan su ropa y cada mes cambian el traje a la imagen.

Candelaria, posee además muchas joyas, mantos, mantillas y trajes. Estos son recamados y elaborados con telas como lino francés, chanti y otras telas extranjeras.

Este jueves la imagen lució 30 anillos de oro, sus aretes y gargantillas. Dávila explicó que es tradición que el pueblo devoto le obsequie joyas de oro y plata y una semana antes de su fiesta limpian y bendicen sus joyas.

Este viernes 3 de febrero, se realizará la imposición de candelas de cebo en la garganta por San Blas y la virgen de Candelaria, sale a la comunidad El Rodeo. Este jueves se festejó la alborada, procesión, rosario y vela, a cargo de la familia Flores Márquez.