Fallece la esposa del expresidente brasileño Lula da Silva

Marisa Leticia Lula da Silva, de 66 años, estuvo hospitalizada en Sao Paulo desde el 24 de enero, tras sufrir un ataque de apoplejía

María Leticia Rocco, esposa del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, falleció este jueves en Sao Paulo, según anunció en el pleno de la Cámara Baja la diputada del Partido de los Trabajadores (PT), Benedita da Silva. EFE

María Leticia Rocco, esposa del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, falleció este jueves en Sao Paulo, según anunció en el pleno de la Cámara Baja la diputada del Partido de los Trabajadores (PT), Benedita da Silva. EFE

Los médicos y el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva informaron este jueves que el cerebro de la ex primera dama dejó de funcionar y que están haciendo los preparativos para donar el resto de sus órganos.

Marisa Leticia Lula da Silva, de 66 años, estuvo hospitalizada en Sao Paulo desde el 24 de enero, tras sufrir un ataque de apoplejía. Las pruebas que le hicieron revelaron falta de fluido cerebral, dijo su doctor en un comunicado. El hospital se preparaba a donar sus órganos, agregó el comunicado, que no indicó cuando podría ser desconectada de los equipos de soporte vital. Una portavoz del nosocomio dijo que no iban a dar más información por el momento.

A través de Twitter, Lula agradeció a la gente por su apoyo. «La familia ha autorizado los preparativos para donar sus órganos», manifesté Lula. Lula y su esposa, ambos todavía bastante populares, han sido parte de las investigaciones de corrupción que han sacudido a Brasil en los últimos años. Lula fue presidente entre 2003 y 2010. En septiembre, la ex primera dama fue acusada de corrupción en un caso, junto con su esposo.

 

Le puede interesar: Lula da Silva es investigado por supuesto fraude fiscal

La pareja y otras personas fueron acusadas de beneficiarse de las remodelaciones de un apartamento frente a la playa en la ciudad costera de Guaruja, en el estado de Sao Paulo. La pareja negó haber hecho algo impropio. Se casaron en 1974, tras enviudar de sus primeras parejas. Tienen cuatro hijos en total.

Un nuevo golpe

La muerte de la mujer con la que estuvo casado 43 años y que acompañó activamente toda su carrera política supone un nuevo golpe para Luiz Inácio Lula da Silva en momentos en que enfrenta cinco procesos por corrupción y estudia disputar nuevamente la Presidencia de Brasil.

Marisa Letícia, era la segunda esposa de Lula, con quien contrajo matrimonio en 1974, cuando ambos eran viudos, y fue primera dama de Brasil entre 2003 y 2010. «Fuerza Lula» fue el hashtag más utilizado en las redes sociales en los mensajes de pésame y solidaridad para con el exmandatario y en los que se le insta a superar las dificultades para proseguir su carrera sin la que fuera considerada como su principal sustento y más cercana consejera política, que murió a los 66 años.

Simpatizantes dejan flores y una bandera del Partido de los Trabajadores (PT) frente al hospital Sirio Libanés de Sao Paulo, donde murió Marisa Leticia Rocco, esposa del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. EFE

Pese a su discreción como esposa del dirigente y como primera dama, Rocco tuvo participación directa en algunos de los momentos más decisivos para Lula, como la fundación del Partido de los Trabajadores (PT), las protestas por su liberación cuando la dictadura lo encarceló, las campañas electorales en que fue derrotado y las que venció, y hasta la lucha para vencer el cáncer que padeció. Pero más allá de ese papel político, «doña Marisa», como la llamaba el propio Lula, tuvo un papel importante y personal en la trayectoria del exmandatario al asumir todas las responsabilidades domésticas y familiares del dirigente y liberarlo para que se dedicara por entero a la política.

Lea también: Revocan orden de arresto a ministro de Hacienda de Lula y Rousseff

«Doña Marisa fue la base de su familia, la base para que Lula pudiese dedicarse de cuerpo y alma a la lucha por la construcción de un nuevo Brasil, más justo, más solidario y menos desigual», afirmó la expresidenta Dilma Rousseff, sucesora y ahijada política de Lula, en el comunicado en que manifestó su pésame.

 

Su muerte abrió una duda sobre el futuro de Lula, sobre la que pocos se atreven a especular.

Lea además: Fiscalía acusa a Lula da Silva por tráfico de influencias

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: