Policía empieza a capacitar a sus agentes después de desgracia

Fuentes extraoficiales de la Policía sostienen que el principal error de la institución es de que un policía de línea sea enviado a la calle luego de seis meses

Dos policías y un sospechoso murieron hace ocho días en un tiroteo en plena vía en el barrio San Luis, de Managua. LA PRENSA/L. VILLAGRA

Dos policías y un sospechoso murieron hace ocho días en un tiroteo en plena vía en el barrio San Luis, de Managua. LA PRENSA/L. VILLAGRA

Ocho días después de la muerte de dos policías y la lesión a un tercero en el enfrentamiento con un grupo delictivo, la Policía Nacional publica en su página web una nota en la que anuncia la capacitación sobre procedimientos de intervención policial a agentes de diferentes especialidades del Complejo Policial Ajax Delgado. Diversos sectores han criticado la forma en que los agentes abordaron al grupo delictivo.

“En cumplimiento a lo ordenado por nuestra jefatura suprema, estamos iniciando un programa de capacitación permanente para perfeccionar las técnicas y tácticas policiales en el enfrentamiento a la criminalidad y sobre todo para fortalecer la seguridad de todas las familias nicaragüenses”, señala la nota policial, que le atribuye las declaraciones al comisionado mayor Fernando Borge, segundo jefe de Managua.

Fuentes extraoficiales de la Policía sostienen que el principal error de la institución es de que un policía de línea sea enviado a la calle luego de seis meses de capacitación en la Academia Policial.

Al mismo no se le brinda una capacitación continua y no cuenta con adecuada técnica policial, pues las armas que les asignan están desfasadas y “con unos cuantos tiros”, de los que tienen que rendir cuentas si los utilizan.

Le puede interesar: Así vive un policía en Nicaragua

Y a esto se le agrega —según la fuente policial—, que existe mucho miedo por parte de los agentes a que les apliquen el manual de actuación policial en relación con el uso de armas de fuego, pues al ser sometidos a supervisión y control de Asuntos Internos, puede representar incluso la baja.

Tragedia en el barrio San Luís, de Managua

El caso ocurrido la semana pasada en el barrio San Luis, donde fallecieron los uniformados Julio César Narváez Valle y Howar Antonio Urbina Flores y el sospechoso de encabezar una banda delictiva, Diógenes Trinidad Medina Martínez, revela, para la experta en temas de seguridad, Elvira Cuadra, “un debilitamiento” en el proceso de formación de los policías.

“El tema de la formación y de la preparación está cuestionado en el sentido de que el estándar que tenía anteriormente la Academia y la formación profesional de la Policía ha decaído”, manifestó Cuadra, quien señaló que este “es uno de los temas donde vemos la influencia de la política sobre la profesionalización de la institución”.

El director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, y el asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, coinciden en que ese incidente pone en entredicho la capacidad de los policías al enfrentarse a la delincuencia común, muy diferente a la hora de enfrentarse a manifestantes.

Lea también: Redada tras banda que mató policías

Cuevas recordó que la Policía cuenta con un protocolo de actuación que establece claramente el sometimiento y uso racional de la fuerza. Criticó que en ese incidente se observó la desorganización con la que actuaron al momento, incluso, de auxiliar a sus compañeros. Y señaló que los policías en algunas situaciones actúan de manera extrema y en otras, cuando deben tener cuidado, no lo tienen.

 

2
agentes fallecieron el pasado 26 de enero en un tiroteo en plena vía pública en el barrio San Luis, de Managua, cerca del Complejo Policial Ajax Delgado.

Otras distracciones

“Hay una cantidad de policías que se distraen, por ejemplo, en dar seguimiento a opositores. Uno se pregunta cómo pudieron detener al movimiento campesino liderado por doña Francisca y evitaron que se manifestaran —que es un derecho constitucional—, allí emplearon una fuerza y una técnica humana movilizativa policial inmensa”, sostuvo Gonzalo Carrión, quien considera que esa no es la misión fundamental de las fuerzas policiales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: