¿Para qué sirve la Carta Democrática de la OEA?

En la época del expresidente Enrique Bolaños el instrumento de la OEA se aplicó en Nicaragua

OEA, oposición, represión, Nicaragua, Daniel Ortega, presos políticos

La oposición pidió a la OEA acelerar medidas de presión al régimen de Nicaragua. LA PRENSA/ CORTESÍA

La Carta Democrática Interamericana ha evitado que las crisis políticas en algunos de los países miembros se conviertan en rupturas totales del sistema democrático, según el académico Mauricio Herdocia, experto en Derecho Internacional.

Herdocia explicó que en Nicaragua se invocó la Carta Democrática durante el gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007), cuando el entonces opositor Frente Sandinista (FSLN) y su socio político, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), buscaban reformar la Constitución Política para restarle poderes al Ejecutivo.

Herdocia explicó que la aplicación de la Carta no necesariamente conduce a la suspensión de la participación del Estado miembro de los órganos de la Organización de Estados Americanos (OEA), sino que se tratan de establecer mecanismos de negociación y mediación.

Lea además: La OEA y su paso en la historia política de Nicaragua

“En el tiempo de Bolaños vino José Miguel Insulza a realizar una labor de buenos oficios y de mediación y como resultado de eso hubo un acuerdo marco”, recordó Herdocia. La OEA ordenó a Insulza organizar un diálogo en el país y buscar acuerdos que preservaran la estabilidad.

Situación actual

Desde que Daniel Ortega regresó al poder en 2007 su gobierno ha sido denunciado por la oposición política y las organizaciones de la sociedad civil de violentar la institucionalidad del país, manipular la Justicia, cometer fraudes electorales y someter a los otros poderes del Estado bajo su control absoluto.

A menos de un mes de las votaciones del 6 de noviembre pasado, el actual secretario general de la OEA, Luis Almagro, le entregó un informe electoral al presidente Ortega, del cual hasta el día de hoy no se conoce su contenido.

Al día siguiente de la entrega de este informe inició un proceso de conversaciones entre el gobierno de Ortega y la OEA, que incluyó una visita de Almagro a Nicaragua el pasado 1 y 2 de diciembre, y la emisión de un informe conjunto entre el Gobierno y la OEA el pasado 20 de enero, que dejó pendiente la firma de un Memorándum de Entendimiento el próximo 28 de febrero, para fortalecer la democracia en el país.

Lea también: Actuar de OEA en Nicaragua es “muy ambiguo”

Herdocia explicó que la acción que está desarrollando actualmente la OEA “es un proceso de concertación entre el Gobierno de Nicaragua y la Secretaría General, que tiene como objetivo alinear la legislación electoral de Nicaragua a la Carta Democrática, pero no es mediante la invocación de la Carta Democrática, sino un acto simple y sencillamente realizado en el marco del acuerdo que suscribieron el secretario general de la OEA y el Gobierno de Nicaragua”.

El proceso electoral de 2016 estuvo marcado por la exclusión de la principal fuerza política opositora, a través de la instrumentalización del poder judicial.

Con esto Ortega logró imponer sin oposición su reelección por segunda vez consecutiva, de la mano de su esposa Rosario Murillo, quien fue designada vicepresidenta del país, lo que para los críticos y opositores es la instauración de una dictadura familiar.

Otros casos de aplicación

La aplicación más reciente de la Carta Democrática fue en Honduras en el 2009, luego del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya.

La Asamblea General de la OEA emitió la resolución denominada “Suspensión del derecho de Honduras de participar en la Organización de los Estados Americanos”, que entró en efecto inmediatamente.

Y el primer antecedente fue en Venezuela, en 2002, luego del golpe de Estado que derrocó brevemente al entonces presidente Hugo Chávez.

En esa ocasión el Consejo Permanente de la OEA resolvió su invocación tras la disolución del Tribunal Supremo de Justicia por el presidente de facto Pedro Carmona.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: