Una paz verdadera

El mundo está en conflicto, la tierra se ha plagado de sangre, de terror, de tragedias y de llantos incesantes que urgen de una respuesta inmediata.

turismo

Salmo 46 dice: 1 “Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto  asolamientos en la tierra. 9 Que hace cesar las guerras hasta los finos de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. 10 Quietos, y sepan que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. 11 Jehová de los ejércitos  está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob.”

Cuando analizamos el panorama nacional y mundial se escuchan a voces y grandes gritos las promesas de un mundo mejor, un mundo sin guerra, sin enfermedades ni pandemias, sin abusos a los derechos sociales y humanos, un mundo lejos de la codicia; todos buscan un modelo económico, social, religioso y cultural que dé respuesta a estas necesidades que cada vez se hacen más latentes en la mente de los seres humanos. (¡¿Una vana ilusión?!)

El mundo está en conflicto,  la tierra se ha plagado de sangre, de terror, de tragedias y de llantos incesantes que urgen de una respuesta inmediata. Un noticiario internacional dijo con respecto al presidente de Estados Unidos: “Hoy otro presidente sale sin poder alcanzar la paz en el Medio Oriente,  deja la tarea pendiente al próximo que asumirá la silla presidencial de la Casa Blanca”.
Sucesos como los ocurridos en Alemania, Turquía, Colombia, Venezuela, en Siria e Israel, nos dejan sabores amargos,  aunque los gobernantes de este mundo dicen que la paz es posible; a lo largo de la historia, la paz social no siempre fue considerada como algo bueno.

Algunos pueblos, como los vikingos, basaban su desarrollo en el saqueo de las comunidades vecinas, por lo que exaltaban a los guerreros y sus virtudes. El término paz,  del  latin Pax, puede ser precisado en un sentido positivo y en un sentido negativo. En sentido positivo, la paz es una etapa de serenidad y calma; más que un fin por alcanzarla, es un proceso permanente de construcción e innovación. En cambio, en sentido negativo, la paz es la ausencia de guerra o violencia, la desaparición de conflictos bélicos, pero se trata de una paz que se logra imponiendo el orden al interior de un grupo, población o país y atacando con armas las amenazas que vienen del exterior el dominio del hombre por el mismo hombre. Esta idea ha dado lugar a frases como “si quieres la paz, prepárate para la guerra”.

Hace dos mil años un humilde hombre de espíritu noble, de mirada fuerte, de pisadas firmes, con voz de autoridad y su gloria resplandecía para justo e injusto, dijo: “Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy. No como el mundo la da, yo os la doy. Que no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.”

Es momento de meditar, mirar al cielo, doblar rodillas y alabar al Rey de Reyes, Señor de Señores al Padre Eterno, al príncipe de Paz, a Emmanuel (Dios con nosotros) a Jesucristo; beber de esa agua de vida eterna que solo Él puede dar y que dentro de nuestra ingenuidad humana no logramos comprender el mensaje que nos dejó en su encuentro con la Mujer Samaritana en la ciudad de Sicar junto al pozo de Jacob: “Dame de beber” “¿Cómo tu siendo judío, me pides a mí de beber que soy mujer samaritana?” Porque  judíos y samaritanos no se trataban entre sí. Jesús nunca se centró en los problemas en que los dividían sino en la búsqueda de la verdadera paz interior, en el amor, en el perdón, la verdad y en la salvación. Haciéndole entender la importancia de adorar al Padre en espíritu y en verdad. Te invito que  pongamos en práctica las enseñanzas del Maestro, que dejemos a un lado nuestros propios intereses, que extiendas tu mano a quien te necesita.

Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana”. “Paz”.

El autor es presidente de la Red nicaragüense de turismo rural comunitario (renitural).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: