Trump ejerce «dura» diplomacia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se jactó ayer de la diplomacia “dura” con la que tiene desconcertado al mundo y prometió seguir por esa senda

Donald Trump, presidente de EE.UU., mantuvo una tensa conversación telefónica con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull. LA PRENSA/AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se jactó ayer de la diplomacia “dura” con la que tiene desconcertado al mundo y prometió seguir por esa senda para que ninguna nación vuelva a “aprovecharse” de su país.

Esta declaración de intenciones la hizo durante el tradicional Desayuno Nacional de Oración pocas horas después de que se filtraran los supuestos desplantes que les hizo al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y al primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, en sendas llamadas telefónicas recientes.

“Cuando oigan sobre las duras llamadas telefónicas que estoy teniendo, no se preocupen. Son duras, tenemos que ser duros. Es hora de que seamos un poco duros”, comentó Trump, en un foro en el que ha predominado un tono conciliador en años anteriores.

Lea además: Trump empieza a colmar la paciencia del Gobierno de México

Desconfianza

Defendió la utilidad de su “dureza”, al subrayar que “todas las naciones del mundo se han aprovechado” de EE.UU., algo que, con él en la Casa Blanca, “no va a ocurrir más”.

“La noción de que los países intentan aprovecharse de Estados Unidos está basada en su inherente desconfianza al otro, sea este un país, una cultura, o una religión”, opinó en declaraciones a la agencia Efe, Carles Castelló-Catchot, experto español del centro de estudios sobre asuntos internacionales Atlantic Council.

Su pronóstico es que “podemos esperar más dureza por parte de Trump en los meses que vienen”, porque “intentará tensar relaciones y ver qué tipo de aguante tienen tanto sus aliados como enemigos estratégicos”, es decir, “básicamente está haciendo una prueba de resistencia al sistema internacional”.

Una transacción

En opinión de Alex Ward, experto del Atlantic Council, “Trump cree que la diplomacia, y la política exterior en general, es una transacción. Que EE.UU. tiene que tener una posición dominante en todas las negociaciones y ser duro cuando sea necesario”.

“El presidente ha demostrado claramente que no es un diplomático y que no quiere serlo. Pero no se da cuenta de que, si el resto de naciones empiezan a pensar que EE.UU. les está intimidando para sus intereses particulares, eso debilitará al país, no lo fortalecerá”, explicó Edward Alden, experto en política exterior del Council on Foreign Relations (CFR), con sede en Nueva York.

Desdén a socios

Quizás lo que más desconcierta de Trump es su agresividad y desdén hacia socios hasta ahora indiscutibles de Estados Unidos como la Unión Europea, Australia o México, por nombrar los últimos con los que ha abierto una crisis.

“Espero que el presidente Trump sea tan duro con los rusos como parece estar siendo con nuestros amigos australianos y mexicanos”, dijo a Efe el exembajador estadounidense Melvyn Levitsky.

Tensión con Irán

La tensión entre Irán y EE.UU. aumentó ayer cuando Teherán calificó de “provocadoras” las advertencias estadounidenses sobre su papel “desestabilizador” en Oriente Medio.

El consejero de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, afirmó el miércoles que EE.UU. “lanzó una advertencia” a Irán, en particular sobre un reciente disparo de misil balístico por Teherán.

Varios medios estadounidenses afirmaron que la Casa Blanca pensaba anunciar nuevas sanciones contra Teherán.

Según la cadena CNN, estas podrían apuntar contra individuos o entidades vinculadas con el programa iraní de misiles balísticos, sin cuestionar, no obstante, el acuerdo sobre el programa nuclear iraní.

“Bad Hombres”

Un funcionario de la Casa Blanca confirmó que Trump le dijo al mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, que podría mandar tropas de EE.UU. a enfrentar a los “bad hombres de ahí” si el Ejército de México no lo hace. La fuente dijo que el comentario fue en sentido “coloquial” y era en referencia a la cooperación entre ambos países para combatir al narcotráfico. Sin embargo, el Gobierno de México lo desmintió. La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo que la información “está basada en absolutas falsedades y con evidente mala intención”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: