Vehículos eléctricos, la amenaza de las petroleras

El auge de los coches eléctricos y la consiguiente caída del consumo de petróleo son una seria amenaza para el sector a medio plazo, advierten los expertos, un riesgo subestimado hasta ahora por las grandes petroleras.

179087426

El auge de los coches eléctricos y la consiguiente caída del consumo de petróleo son una seria amenaza para el sector a medio plazo, advierten los expertos, un riesgo subestimado hasta ahora por las grandes petroleras.

Según un informe publicado el miércoles por los gabinetes Carbon Tracker y Grantham Institute, ambos con sede en Londres, la caída de los precios de los coches eléctricos y de las energías renovables podría frenar la demanda de petróleo a partir de 2020.

A partir de 2025, si el sector de los coches eléctricos sigue su ritmo de expansión actual, la demanda de petróleo podría caer en dos millones de barriles diarios, según el informe, una cifra similar a la que en 2014 hundió el mercado petrolero.

Y para 2035 esa caída podría multiplicarse por cinco, en un mundo donde los coches eléctricos representarán más del treinta por ciento del mercado, augura el informe.

El sector de la energía y el transporte por carretera representa la mitad del consumo de energías fósiles, por lo que el aumento de la energía solar y de los vehículos eléctricos tendrá un gran impacto en la demanda.

“Muy pocas compañías o instituciones de la industria energética están considerando el cambio que supondrá la explosión de esta tecnología y su crecimiento exponencial”, afirma a la AFP Luke Sussams, un analista de Carbon Tracker.

Es el caso de BP, uno de los gigantes mundiales del petróleo y el gas, que la semana pasada predijo en su informe anual que la demanda de crudo para combustible para coches seguirá creciendo más allá de 2035.

Ese año, según los cálculos de la multinacional, los coches eléctricos solo representarán un seis por ciento del parque global, mucho menos que los datos de Carbon Tracker y Grantham Institute.

Un optimismo compartido por muchas compañías petroleras pero que contradice la tendencia que marca el informe y otros analistas exteriores a la industria.

¿Cuánto crecerán?

No hay acuerdo sin embargo sobre el ritmo de crecimiento del sector del automóvil eléctrico.
La Agencia Internacional de la Energía (AIE), creada en 1973 tras el choque petrolero, augura que será modesto, con un 8 por ciento del parque mundial —unos 150 millones de vehículos— en 2040 y que provocará una caída de la demanda de solo 1.3 millones de barriles al día.

Pero la AIE no siempre ha acertado en sus previsiones. “La AIE y las compañías petroleras todavía no están al día en energías renovables”, asegura Sussams, que cree que son demasiado conservadores en sus cálculos.

Al contrario, un estudio de Bloomberg New Energy Finance augura una cuota de mercado importante, del 22 por ciento, para los coches eléctricos en 2035.

“Calculamos que a partir de 2020 los vehículos eléctricos serán más baratos que los de combustión fósil”, explica Sussams para justificar las previsiones de su estudio.

El modelo de cálculo de Carbon Tracker también parte de la hipótesis de un crecimiento rápido del sector y de la ausencia de obstáculos para su desarrollo, como la escasez de estaciones de recarga.

En 2016 China, el mayor mercado del mundo para los coches eléctricos, vendió mas de medio millón de vehículos.

Diesel retrocede

Las ventas de automóviles diesel en Francia bajaron al 47.87 por ciento del total en enero, con 71,427 coches vendidos, frente al 51.61 por ciento en el mismo mes de 2016, anunció el Comité de Constructores Franceses de Automóviles (CCFA), que precisó que para encontrar niveles inferiores al 50 por ciento hay que remontarse al año 2000.

La caída de la proporción de motores diesel en las matriculaciones es un fenómeno que se constata desde 2013, aunque se ha acelerado últimamente y es más intenso de lo que se había previsto, explicó un portavoz del CCFA.

Las ventas de vehículos de gasolina supusieron un 46.30 por ciento del total, frente al 42.97 por ciento un año antes. Los híbridos representaron un 4.30 por ciento (comparados con el 4.38 por ciento) y los eléctricos un 1.46 por ciento (frente al uno por ciento).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: