Nicas con déficits en salud oral

La falta de educación sobre la higiene bucal y los factores económicos hacen que muchos nicaragüenses pierdan la dentadura.

Los expertos indican que la salud bucal es importante también para evitar enfermedades que podrían ser mortales. LA PRENSA/ARCHIVO

Los expertos indican que la salud bucal es importante también para evitar enfermedades que podrían ser mortales. LA PRENSA/ARCHIVO

A los 16 años “los dientes se me malearon”, narra María Teresa Romero, habitante de una zona rural del municipio de Nandaime. “Cuando fui a verme el dentista me dijo que tenía falta de calcio, me recetaron un tratamiento que es un enjuague, que me lavara los dientes con una sal a ver si se me ponían duros, pero no me funcionó”, explica.

El caso de María Teresa se repite con frecuencia en Nicaragua, con mayor frecuencia en zonas rurales, donde los ingresos salariales son los más bajos en el país y la población adulta tiene poca escolarización.

“Tuvieron que calzarme, porque si no lo hacían se me iban a caer de viaje (los dientes), ahorita tengo dos malos y no me los he compuesto porque no tengo, me cobran 2,700 córdobas por los dos, estoy esperando a tener el dinero para hacerlo”, comenta Romero.

A sus 60 años de edad, Juan Pablo Ruiz García ya no tiene piezas dentales. Las perdió hace 24 años y la falta de dinero no le ha permitido colocarse implantes dentales.

“Actualmente tengo 60 años, perdí mi dentadura a la edad de 36 años. No sé de qué se me dañó la dentadura”, sostiene Ruiz García, quien reside en Managua.

“Estoy visitando a un dentista que me está chequeando, mis intenciones son ponerme mis dientes. El dentista dice que los perdí por debilidad de las encías. Me harán implantes y me pondrán un puente de plata, todo esto me cuesta diez mil córdobas, yo no lo había hecho antes porque no tenía plata, ya llevo tres citas”, comenta Ruiz García.

Pobreza y educación inciden

Los padres deben llevar a sus hijos para que se realicen chequeos bucales con regularidad, sugieren los expertos. LA PRENSA/THINKSTOCK
Los padres deben llevar a sus hijos para que se realicen chequeos bucales con regularidad, sugieren los expertos. LA PRENSA/THINKSTOCK

El odontólogo Luis Fernando Mongalo señala la pobreza y la poca educación como las principales razones por las que los nicaragüenses pierden los dientes, ya que no existe una educación oral y las personas acuden al dentista cuando ya no hay mucho por hacer.

“Muchos dentistas, sobre todo en la parte pública, en lugar de tratar la infección con un tratamiento de conducto para intentar salvar el diente, terminan extrayendo la pieza dental debido a que la persona muy probablemente no tiene las posibilidades económicas para asumir (pagar) una endodoncia o la misma persona tiende a decirnos que le extraigamos la pieza”, explica Mongalo.

La odontóloga de Operación Sonrisa, María Alejandra Rodríguez, explica que cuando las personas pierden piezas dentales, como Juan Pablo Ruiz García, pueden reponerse, pero jamás será igual a la dentadura natural, además que los tratamientos les pueden resultar muy costosos.

“Las personas en Nicaragua generalmente pierden las piezas dentales porque no hay un cuido a temprana de edad, no hay cultura de prevención, de buen cepillado de las piezas ni alimentación sana, las personas pueden perder las piezas desde temprana edad, hay niños desde 5 años que ya las han perdido y tal vez no es momento, porque esas piezas guardan espacio a las piezas permanentes y luego no se da el buen desarrollo de estas”, explica Rodríguez.

Enfermedades dentales más comunes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los problemas dentales más comunes son las caries y las enfermedades periodontales.

Entre el 60 y el 90 por ciento de los escolares y casi el 100 por ciento de los adultos tienen caries dentales en todo el mundo, refiere el organismo mundial de Salud. Así mismo las enfermedades periodontales graves, que pueden desembocar en la pérdida de dientes, afectan a entre el 15 y 20 por ciento de los adultos.

 

Tratamientos inasequibles en el campo

Tanto la doctora Rodríguez como el doctor Mongalo coinciden en que una vez que las caries han dañado la mayor parte del diente, el tratamiento más efectivo es una endodoncia, pero este tratamiento tiene un costo estimado en 200 dólares (5,880 córdobas) una cantidad superior al salario mínimo en el campo, de 3,480 córdobas mensuales.

Debido a los altos costos de los tratamientos dentales, el Ministerio de Salud promueve jornadas de salud bucal en colegios, barrios y zonas rurales del país. En estas jornadas enseñan a los niños la técnica correcta del cepillado de dientes, eliminan caries, extraen piezas en mal estado y aplican calzadura de piezas, cuando es necesario.

Educación en salud oral

Para la cirujana dentista Mariana Ahumada Cantillano, otro problema que incide en la salud bucal de los nicaragüenses es la poca educación. “En Nicaragua hacen falta más programas para crear conciencia sobre la importancia de la salud oral, las personas no se están cuidando debida y frecuentemente, ya que no hay una cultura de prevención y el paciente asiste al dentista hasta que el problema ya está presente”.

La salud oral no es un juego y se debe implementar desde niños la importancia de esta para evitar problemas más adelante, que pueden resultar demasiado costosos, dolorosos, vergonzosos y molestos.

“Las personas deben asistir al dentista al menos (una vez) cada seis meses. Si existiera la costumbre de parte de los padres de familia de llevar a sus hijos desde temprana edad, se crearía un vínculo o familiaridad entre el niño y el odontólogo”, explica Kenia Arteaga, cirujana dentista y especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilar.

El factor cultural

La pobreza y la poca educación están entre las principales razones por las cuales la gente no tiene una buena salud bucal. LA PRENSA/THINKSTOCK
La pobreza y la poca educación están entre las principales razones por las cuales la gente no tiene una buena salud bucal. LA PRENSA/THINKSTOCK

“Todavía nuestra cultura está en la parte no preventiva, sino en la parte interventiva, que es donde ya viene el paciente en busca de atención odontológica a causa de un problema que ya se le presentó, las personas no se están cuidando debidamente. Ya no podemos justificarnos por ignorancia, hay factores importantes por los que las personas no asisten al dentista, el factor económico es muy importante. Ir al dentista, hacerse limpiezas, placas, radiografías, etcétera, genera un costo que no todas las personas lo pueden asumir”, explica Allan Porras, cirujano dentista, especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial.

A juicio de Porras, la mejor forma de prevenir las enfermedades es que desde niños los padres los lleven al odontopediatra. La prevención es el mejor tratamiento para evitar las enfermedades y esta debe de iniciar desde la infancia, educando a la familia, esa sería la mejor manera de lograrlo, indica.

En agosto del año 2016 el Minsa realizó jornadas de limpieza en los colegios de Managua, con el objetivo de crear en los estudiantes el hábito de la higiene y prevenir las caries. De igual manera en octubre de ese mismo año el Gobierno promovió, a través del Minsa, jornadas médicas para los niños de primaria, con el objetivo de que ellos conozcan la importancia de tener las piezas dentales completas. En esta jornada se les brindó tratamiento de caries, promoción de lavado de los dientes y la entrega de paquetes de limpieza.

 

Las caries y la enfermedad periodontal

La caries son una enfermedad que causa destrucción del diente y se da por la desmineralización, provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana, esta se previene asistiendo al dentista y llevando una adecuada higiene oral. La enfermedad periodontal es un proceso inflamatorio de las encías que ocasiona daños en los tejidos del diente. Esta se previene con una buena higiene y limpiezas periódicas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: