China quiere promover la medicina tradicional frente al sida

La cantidad de enfermos de sida tratados con medicina tradicional en China se duplicará, anunció el Gobierno de Pekín, que quiere aumentar el recurso a esas prácticas ancestrales mucho más baratas

El lazo rojo que simboliza el apoyo a la lucha contra el sida y solidarizarse con las víctimas de la enfermedad y los portadores del VIH. LA PRENSA/AP/ARCHIVO

La cantidad de  enfermos de sida tratados con medicina tradicional en China se duplicará, anunció este lunes el Gobierno de Pekín, que quiere aumentar el recurso a esas prácticas ancestrales mucho más baratas.

La medicina tradicional sólo es uno de los métodos promovidos por el plan quinquenal antiSida de las autoridades, junto a la medicina moderna. «El número de personas enfermas de sida y tratadas con la medicina tradicional china se duplicará respecto a 2015», indicó el gobierno el domingo en su página web.

El plan pide a los servicios de medicina tradicional que colaboren con los organismos oficiales de salud «para encontrar un esquema terapéutico que combine la medicina tradicional china y la medicina occidental».

Te puede interesar: Vacuna contra el sida da resultados alentadores

Conocimiento milenario

Este llamamiento se enmarca en la campaña lanzada por Pekín para usar más la medicina tradicional en China, un conocimiento milenario que utiliza medicamentos (sobre todo a base de vegetales), masajes, acupuntura o el qigong (gimnasia tradicional).

Los resultados de esta medicina suscitan numerosos debates. En enero, un estudio de médicos suecos concluyó que la acupuntura podía reducir los llantos de los bebés aquejados de colitis. Pero otros científicos occidentales cuestionaron dicho estudio.

A finales de diciembre, China votó su primera ley sobre medicina tradicional: los profesional del país asiático pueden ahora conseguir licencias y abrir clínicas más fácilmente.

Lea también: Unos 2.5 millones de personas se infectan cada año con VIH

China cuenta actualmente con 450,000 especialistas en medicina tradicional, según los datos oficiales. El Gobierno considera esas prácticas como una alternativa menos costosa y menos invasiva que la medicina moderna.

El nuevo plan antiSida aspira, además, a reducir en menos de un 10% «los comportamientos homosexuales vinculados con el Sida».

A finales de 2014, había 501.000 personas enfermas de Sida o portadoras del VIH en China, según un recuento oficial transmitido a la ONU en 2015.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: