El otro lago Xolotlán que ahora nadie quiere ver

El lago Xolotlán sigue recibiendo los desechos de los Managuas y las autoridades no hacen nada para evitar que la basura y las aguas residuales continúen cayendo en el cuerpo de agua.

lago Xolotlán, Managua, aguas residuales

A pesar que existe una planta de tratamiento, el lago Xolotlán sigue recibiendo aguas residuales de los Managuas. LAPRENSA/CARLOS VALLE

Su almuerzo era sencillo: gallopinto, huevo revuelto y arroz blanco. Patricia Calero disfruta de su comida sin importar los malos olores que desprenden del  basurero que está a escasos tres pasos de su casa, y que recibe cualquier tipo de desechos a cualquier hora.

“Chepe” es uno de los pobladores del barrio Quintanina que bota  la basura de los otros, y no le importa hacerlo a la vista de todos; tampoco le interesa los efectos que tenga su acción sobre el  medioambiente o el lago Xolotlán, que está como a un kilómetro de distancia del vertedero.

De hecho, ese vertedero es el espacio que los pobladores de ese barrio utilizan para  deshacerse de la basura cuando el tren de aseo no pasa por el lugar, o bien, cuando no lo alcanzan, ya que este solo circula por la vía principal, explicó Marvin Palacios, vecino de Calero.

En el barrio Las Torres la situación no cambia. Jorge Luis Jarquín tiene una hija que es frágil ante las enfermedades que puede generar el vertedero que tiene de vecino.

Y  aunque ha hecho un llamado a las autoridades para buscar solución por el basurero, no hay respuesta. “Por lo menos que pongan un muro”, solicitó Jarquín.

Este panorama se constató mediante un recorrido que hizo LA PRENSA por tres barrios denominados “costeros”, y el problema es recurrente: la basura y las aguas residuales van directo al lago Xolotlán, un hecho que tiene vieja data, dijo el ambientalista Jaime Incer Barquero.

“Es una tradición perversa. Seguir tirando basura a las orillas de los lagos o en los cauces que desembocan en el lago (Xolotlán), que ya no es un lago potable, es un lago sumamente contaminado por los desechos”, expresó.

Todo este problema tiene que ver con la poca conciencia de la población porque siempre sigue tirando basura.Sin embargo, la Alcaldía también tiene su cuota porque la recolección no es suficiente y no da abasto con la basura domiciliar, explicó Incer.

Sumado a esto, es evidente la ausencia de un programa de educación,  limpieza, vigilancia y control de la basura, que ayudaría a resolver este problema.

Zancudos y enfermedades

Estos basureros son del conocimiento de la Alcaldía, ya que cada dos días llega una pala mecánica a llevarse la basura, explican vecinos del vertedero del barrio Quintanina; pero aún así sufren porque se da una proliferación de nubes de zancudos, y también tenemos fiebre, dijo Xiomara Jarquín. En el barrio Pedro Joaquín no hay mucha diferencia al de Quintanina.

Durante años el lago Xolotlán de Managua ha recibido los residuos de la ciudad, que a diario se calculan en unas 1,600 toneladas de desechos.

Y aunque en Managua se  construyó una planta de tratamiento para las aguas residuales, no todas las que genera la capital pasan por el debido tratamiento, y van directo al cuerpo de agua.

La planta de tratamiento es un esfuerzo que aporta, dijo Álvaro Rodríguez, integrante de iniciativa Paragua. Sin embargo, el problema de saneamiento es serio, y no solo en Managua sino a nivel de país, por lo cual se requiere de inversión que aporte en ese objetivo.

Además que también es necesario que la gente esté consciente del destino final de las aguas que utiliza día a día, consideró el experto en saneamiento.

Pero hasta el momento, el Xolotlán sigue recibiendo la suciedad de los Managuas y no se avizora respuesta.

¿Y la Ley 620?

Esta legislación mandata la creación de un plan nacional de recursos hídricos y la planificación para el uso y aprovechamiento del agua. El experto en recursos hídricos, Salvador Montenegro, señaló que los problemas en la cuenca de los grandes lagos (Xolotlán y Cocibolca), y el río San Juan no están localizados  en ellos mismos, sino que se ven afectados desde el inicio de la cuenca de Apanás.  La Ley General de Aguas Nacionales o Ley 620 fue aprobada en el 2007, y contempla que el agua es patrimonio de la nación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: