Alexis Argüello, aquel “muchacho loco”

La vida de Alexis Argüello dio gloria a Nicaragua. Su muerte dejó abiertas muchas dudas. Magazine presenta un reportaje sobre la leyenda del boxeo nicaragüense.

Alexis Argüello, tres veces campeón mundial de boxeo.

Alexis Argüello, tres veces campeón mundial de boxeo.

En su edición de febrero la revista Magazine presenta un reportaje sobre la vida de novela y la muerte llena de incógnitas de Alexis Argüello, tres veces campeón mundial de boxeo. A través de entrevistas con amigos, pláticas con familiares del boxeador y archivos históricos, la revista construye un retrato de la leyenda del pugilismo nicaragüense, ya no tanto como deportista, sino como ser humano.

Magazine —que empieza a circular a partir de hoy domingo— aborda todas las etapas de la vida de Argüello, incluida la de su caída en un tobogán de adicciones que lo llevó a la indigencia.

“Yo sabía cuando mi papá andaba en drogas. Tenía ciertos rasgos: los labios resecos, porque no producía saliva, le costaba hablar porque la boca se le entumía y tenía los ojos hundidos porque cuando se drogaba no dormía”, relató Dora Argüello, hija mayor del tricampeón mundial de boxeo, a la revista.

Argüello nunca evitó hablar de esa etapa de su vida, en la que pasó de los casinos de Donald Trump a las calles de los barrios más violentos de Managua.

“Se ponía echado a la calle. Lo hallábamos en los lugares de expendios, súper peligrosos. Gracias a Dios nunca le hicieron nada, la gente lo quería tanto”, expresó Donald Rodríguez, el inseparable mejor amigo de Alexis Argüello, a quien conoció en Monseñor Lezcano, cuando ambos eran muchachos.

 

La política

La revista también ahonda en la personalidad y los gustos de Argüello, así como en su faceta artística, que lo llevó a participar en un capítulo de la serie policíaca Miami Vice y a grabar su conocida canción Palmeritas.

Otro de los temas tratados es la etapa de político. Unos años antes de su muerte, Argüello perdonó al partido que en los años ochenta le confiscó todos sus bienes e hizo su incursión en la política de la mano del Frente Sandinista. Fue llamado a la reconciliación precisamente cuando se encontraba recibiendo terapia para dejar las drogas y retomar su vida.

“No me alegré cuando ganó (las elecciones para alcalde de Managua), sabía que venían muchos problemas para él. Y él tampoco se alegró porque estaba claro de que había habido un fraude”, afirma su hija Dora. A la fecha, ella sigue sosteniendo que la muerte de su padre no fue suicidio, sino asesinato.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: