A juicio por decapitación en Jinotega

José Hilario Olivas Umanzor, de 49 años, es señalado por la muerte de Oneyvin Oniel Borge Acuña, de 21 años, a quien “sin mediar palabra” habría decapitado de un machetazo en la mañana de Navidad de 2016.

decapitación en Jinotega

José Hilario Olivas Umanzor, acusado por asesinato en Jinotega. LA PRENSA/L.E. MARTÍNEZ M.

Llora en silencio y limpia las lágrimas con la mano izquierda. La otra mano la tiene con vendas hasta el codo. Grandes cicatrices todavía con un punto de hilo quirúrgico resaltan en la cabeza rapada de José Hilario Olivas Umanzor, el hombre de 49 años a quien la Fiscalía acusa en Jinotega de asesinato y que este martes 14 de febrero enfrentaba la audiencia inicial del proceso.

Olivas, de 49 años y residente en la salida de San Juan de Río Coco hacia Quilalí, en Nueva Segovia, es señalado por la muerte de Oneyvin Oniel Borge Acuña, de 21 años, a quien “sin mediar palabra” habría decapitado de un machetazo en la mañana de Navidad de 2016 en un cafetín de la comunidad Maleconcito, entre los municipios jinoteganos de Santa María de Pantasma y Wiwilí.

Pantalón rojo con ribetes blancos, como de beisbolista con el número 15 al frente, camisa con cuello azul, mangas cortas, en chinelas, Olivas, a quien después del crimen le apodan “El Decapitador”, escucha cabizbajo al fiscal auxiliar Marlon Leiva, quien menciona a las personas que propone como testigos, así como las pruebas periciales y materiales “que acreditarán la participación directa del acusado en los hechos que se le imputan”.

Algunas declaraciones ofrecidas por la Fiscalía corresponden a quienes presenciaron el crimen ocurrido a las 10:00 a.m. del 25 de diciembre de 2016.

Le puede interesar: Historia real de una decapitación en Nicaragua

Instantes después del asesinato de Borge, pobladores golpearon con piedras y palos a Olivas, a quien entregaron a la Policía. De ahí las cicatrices que tiene en la cabeza, además de lesiones en otras partes.

Por la paliza recibida, Olivas tuvo que ser llevado a un hospital de Managua, donde estuvo en coma. El 31 de enero recién pasado enfrentó la audiencia preliminar y el titular del Juzgado Único de Distrito Penal de Audiencias de Jinotega, Eric Antonio Carvajal, admitió la acusación.

¿Por qué ocurrió el crimen?

En enero de este año, cuando LA PRENSA visitó el Maleconcito de Wiwilí, Jinotega, donde ocurrió la tragedia, uno de los lugareños dijo que cuando le preguntó a Olivas Umanzor por qué había matado al muchacho, este le habría dicho que fue por venganza.

Sin embargo, familiares y los mismos pobladores de esta comunidad aseguran que nunca habían visto a Olivas Umanzor.

Según sus padres, Oneyvin Oniel Borge Acuña era un joven muy obediente. Había finalizado el sexto grado de primaria pero dejó de estudiar porque le gustaba más trabajar en el campo.

En San Juan de Río Coco, en la salida que va hacia Quilalí, María Inés Umanzor Bellorín, de 72 años, madre de Olivas Umanzor, dijo entonces que su hijo fue a la guerra y que al regresar no estaba bien de su cabeza.

Valoración psiquiátrica

En la audiencia inicial, este 14 de febrero, el defensor público Henry Dixon Fernández estimó que la mayoría de los testigos que propone el Ministerio Público “son referenciales”, por lo que, según dijo, refutaría las eventuales declaraciones de estos durante la posterior audiencia de juicio.

Sin garantías para ofrecer para un posible cambio de medida cautelar, el defensor público pidió al juez que José Hilario Olivas Umanzor sea valorado por especialistas debido a las múltiples lesiones que todavía presenta. Asimismo, insistió en pedir una valoración psiquiátrica “para valorar su estado de salud mental”.

Por segunda vez —lo había hecho también en la audiencia preliminar— el judicial ordenó que Olivas sea remitido al Hospital Victoria Motta de Jinotega, para que la especialidad de Medicina Interna valore su estado de salud y determine el tratamiento correspondiente.

Además, ordenó que sea valorado por un psiquiatra del mismo centro asistencial y por el área de Psicología Forense del Instituto de Medicina Legal en Jinotega.

 9
de marzo, el titular del Juzgado Único de Distrito Penal de Audiencias de Jinotega, Eric Antonio Carvajal, ordenó la realización del juicio, fijando para esa misma fecha una audiencia preparatoria. Además, sostuvo la medida cautelar de prisión preventiva que había impuesto contra Olivas en la audiencia preliminar del 31 de enero.

(Colaboración de Sara Ruiz).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: