Al menos 70 muertos en atentado a santuario sufí de Pakistán

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó la responsabilidad del ataque contra el santuario de Lal Shahbaz Qalandar, en Pakistán

El personal del hospital paquistaní se encarga de hacer arreglos fuera de una sala de emergencia para las víctimas de atentados suicidas en un famoso santuario en la provincia interior de Sind, en Karachi, Pakistán. AP

El personal del hospital paquistaní se encarga de hacer arreglos fuera de una sala de emergencia para las víctimas de atentados suicidas en un famoso santuario en la provincia interior de Sind, en Karachi, Pakistán. AP

La explosión de una bomba en un santuario sufí atestado de gente en Pakistán dejó este jueves por lo menos 70 muertos y más de 150 heridos, siendo el más mortífero de una serie de ataques de insurgentes en el país durante esta semana.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó la responsabilidad del ataque contra el santuario de Lal Shahbaz Qalandar en la ciudad de Sehwan, en la provincia de Sindh, a unos 200 kilómetros al noreste de la capital Karachi. El atentado fue perpetrado por un kamikaze que entró en el santuario y accionó la carga explosiva que portaba entre medio de los fieles, indicó una fuente policial.

El lugar estaba lleno de gente este jueves, considerado como un día sagrado de rezo para esta comunidad. «Por el momento, 70 personas han muerto y hay más de 150 heridos», declaró el jefe de la policía de la provincia de Sindh, A.D. Jawaja. «Muchos heridos están en estado crítico y serán transferidos a Karachi» lo antes posible, añadió. «Tememos que el número de víctimas aumente», dijo Munawar Ali Mahesar, funcionario del gobierno local, quien precisó que los servicios de emergencia estaban intentado rescatar a los heridos.

En esta fotografía tomada el 18 de junio de 2014, los devotos paquistaníes se reúnen en el santuario del santo sufí musulmán del siglo XIII, Lal Shahbaz Qalandar, en Sehwan. AFP

Los servicios de emergencia se encuentran en Sehwan, donde el hospital más cercano se encuentra a 130 kilómetros. El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, realizó rápidamente una declaración diciendo que el ataque contra los sufíes se consideraba una «amenaza directa», mientra el jefe militar, Qamer Javed Bajwa, hizo un llamamiento a la calma, tranquilizando a los paquistaníes. «Vuestras fuerzas de seguridad no permitirán que los poderes hostiles tengan éxito», dijo.

Lea también: Pakistán: atentado con bomba en hospital deja al menos 70 muertos

Pakistán ha vivido una mejora dramática en seguridad en los últimos dos años, pero una serie de ataques en esta semana -la mayoría reivindicados por los talibanes paquistaníes- ha sacudido la creciente sensación de optimismo.

Talibanes reivindican ataques

Jamaat-ul-Ahrar, una facción de los talibanes de Pakistán, reivindicó varios ataques esta semana, incluyendo un atentado suicida en Lahore, que causó 13 muertos y docenas de heridos. El miércoles, cuatro terroristas suicidas perpetraron un ataque en el noroeste de Pakistán, matando a seis personas. «Los últimos días han sido duros y mi corazón está con las víctimas. Pero no podemos dejar que estos acontecimientos nos dividan o nos asusten», dijo Sharif en su declaración.

Los ataques subrayan la lucha de Pakistán para acabar con el extremismo, que se intensificó después del ataque más mortífero ocurrido en el país, un asalto de los talibanes paquistaníes contra una escuela en Peshawar en 2014, que dejó más de 150 muertos, la mayoría de ellos niños y adolescentes.

Lea más en: Estado Islámico se atribuye atentado terrorista en Berlín

El ejercito intensificó una operación esperada durante mucho tiempo en las zonas tribales semiautónomas, donde los insurgentes operaban sin impunidad, y el gobierno lanzó un aplaudido Plan de Acción Nacional contra el extremismo.

Otro ataque del EI en Bagdad

Al menos 45 personas murieron y otras decenas resultaron heridas este jueves en un atentado con coche bomba en Bagdad, el más sangriento en la capital iraquí en lo que va de este año. Este atentado, el tercero en tres días en Bagdad, fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), blanco de una ofensiva de las fuerzas iraquíes que intentan expulsarlo de Mosul, su último bastión en el país.

La explosión se produjo en una zona de concesionarios de automóviles en el barrio de Bayaa, en el sur de Bagdad, donde el martes 14 de febrero, cuatro personas murieron en otro atentado con coche bomba, precisó un responsable del ministerio del Interior.

Así quedó el lugar luego de estrellarse el coche bomba en Bagdad. LAPRENSA/EDICIÓN DIGITAL

Lea más en: Atentado del Estado Islámico en Bagdad deja al menos 32 muertos

En las imágenes difundidas en las redes sociales se ven cuerpos carbonizados y despedazados, así como destrozos cuantiosos y a miembros de los servicios de defensa civil intentando apagar el fuego. «Un ataque terrorista con coche bomba fue cometido cerca de la zona de concesionarios de coches en Bayaa y causó la muerte de 45 personas», informó en un comunicado un portavoz del mando militar encargado de la capital iraquí.

Un responsable del ministerio del Interior dio un balance similar, añadiendo que hay 60 heridos y que el número de víctimas puede aumentar. El grupo yihadista EI reivindicó el ataque diciendo que iba dirigido contra «una congregación de chiitas», en un comunicado difundido por su agencia propagandística Amaq. La organización extremista sunita considera que los chiitas, la confesión mayoritaria en Irak, son herejes.

Le puede interesar: Mueren 48 soldados en atentado reivindicado por el EI

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: