Asesora de Gustavo Porras ganó US$5 millones en contratos estatales desde 2009

El último contrato de Unimark con el Minsa fue de US$2.9 millones en 2016, pero desde 2009 hay un registro de sus operaciones

Gustavo Porras, sindicalista, Daniel Ortega, Sindicalismo

El diputado Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional, celebra una nueva investidura del presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega. LA PRENSA/O.NAVARRETE

El 10 de enero pasado, después que el comandante Daniel Ortega firmó el acta de toma de posesión para su tercer período, en esta etapa de gobierno iniciada en 2007, intercambió miradas y gestos con el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, uno de sus más incondicionales funcionarios. Al verlos, los asistentes al evento entendieron que aquello era un triunfo compartido. Porras impuso la banda presidencial, sonrió exultante, mientras el caudillo correspondió su gesto levantándole la mano y manteniéndola junta a la suya, allá en la soledad del poder absoluto.

Siete meses antes de este acto público, la distribuidora de medicinas Universal Marketing Associates, SA (Unimark), de la cual es socia Alicia Sáenz Marenco, una colaboradora histórica de Porras, rubricó su último contrato de este decenio de poder sandinista. Lo hizo en una oficina discreta del Ministerio de Salud (Minsa). Este ha sido un período fecundo con el Estado en un sector de inversión estatal bastante discreto.

La administración Ortega proyectó 7.88 dólares para compra de medicinas por cada habitante en 2017, apenas 11 centavos más que el año anterior. Los datos son citados por el investigador Adelmo Sandino, miembro del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp). Ese mismo registro indica que las compras anuales totalizaron 33.57 millones de dólares en 2012. Cinco años después la proyección es de 50.91 millones.

Ver contrato de Unimark con el Minsa

El último contrato para Unimark, amarrado el año pasado, fue de 2.9 millones de dólares, con los que acumuló supuestamente desde 2009 más de cinco millones producto de acuerdos con el Ministerio de Salud (Minsa) o el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El ascenso del diputado

Siendo uno de los principales operadores políticos de Ortega, Porras dirige el INSS y el Minsa con la venia además de la vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, de quien sus adversarios aseguran es muy cercano.

El contrato de los 2.9 millones de dólares fue acordado el 22 de junio de 2016 en una oficina discreta del Minsa. En una licitación, de la que esta distribuidora ganó el 24.7 por ciento de un total de 11.7 millones de dólares, el Estado compró las medicinas para abastecer a los hospitales y centros de salud. Los documentos de la licitación se encuentran registrados bajo el número 03-01-2016.

Ahí se puede leer que 1.6 millones de dólares del pago de Unimark correspondió a mercadería ofrecida en ese tipo de moneda, pero el restante fue para cubrir los medicamentos que tenían en bodega, y que se encontraban desaduanadas, a los que el Ministerio en su lenguaje técnico llama “en plaza”.

Lea igual resolución del Minsa de compra de medicinas en 2016

Política y negocios son una historia repetida en América Latina. El incremento del capital de Unimark ha coincidido con el gobierno de Ortega. Todo inició sin embargo con la metamorfosis de su objetivo inicial.

Aquella transformación

A finales de 2006, era un centro de llamadas que había invertido 50 mil dólares y buscaba jóvenes qué emplear según una nota periodística, publicada en LA PRENSA en noviembre de ese año. Sin embargo, en la escritura de constitución número 72, realizada ante el notario Leonardo Antonio Yescas Mayorga en aquel lejano 2006, se especifica que el capital inicial fue en realidad de 5,633.80 dólares. Ese monto de la constitución de Unimark es mil veces menos de lo recibido en contratos estatales, de los que este Diario lleva un recuento.

Durante una década de orteguismo, junto al progreso de la distribuidora, Porras también se ha posicionado como una de las principales figuras del sandinismo. En enero pasado, asumió la Asamblea Nacional, sus sindicatos tienen una cuota de 18 legisladores entre titulares y suplentes, y mantiene la estabilidad al FSLN.

En el período 1990-2006, cuando el sandinismo estuvo en la oposición, el Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) protestó con violencia en las calles para lograr cuotas de poder a los ejecutivos de turno. Porras se destacó por su verbo incendiario.

Unimark es ahora una distribuidora con conexiones en la India y China. Las compras de medicinas, realizadas por el Gobierno a la distribuidora, han sido desde vacunas contra la gripe hasta medicamentos contra el cáncer. Pero igual participó en la rehabilitación de Laboratorios Ramos, adquirido por el Seguro Social de manera secreta en 2009 a un costo de 3.1 millones de dólares.

La conexión con Porras

Los socios fundadores de esta compañía son el abogado Álvaro Sáenz Galo y su hermana la economista Alicia Sáenz Marenco, vecina de Porras en un reparto exclusivo de Managua, y su amigo desde hace años. Ella se encuentra vinculada al FNT, al que llegó dada su condición de militante sandinista.

En su calidad de representante del Instituto de Investigaciones y Consultorías Económicas y Sociales (ICES), Sáenz publicó la primera edición en mayo de 2007 del libro Actuales Conceptos: Interpretación y Análisis del Presupuesto General de la República, con el sello del sindicato dirigido por Porras.

Según fuentes cercanas al gobierno, Sáenz formó parte del equipo designado por el sindicalista para recibir el INSS a finales de 2006, al momento de la entrega de la administración de Enrique Bolaños (2002-2007). Ese grupo lo encabezó el actual presidente ejecutivo del INSS, Roberto López y figuraron otras personas: Roberto Lacayo, Roberto Montenegro, Manuel Israel Ruiz y Alberto Gallegos.

Por ser parte de ese equipo de transición, luego Alicia Sáenz fue nombrada vicepresidenta del INSS y estuvo en el cargo hasta que López le pidió su renuncia. El vínculo amistoso con Porras no desapareció. Es bastante público.

“Es histórico. Alicia Sáenz era asesora de Porras en la Asamblea hasta el 2007. Es un vínculo directo, no es una ilusión óptica, ese vínculo nunca se rompió”, recordó Ana Quirós, representante del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), quien le ha dado seguimiento a la historia.

"Él se encuentra fuera del país y ella casi no viene", explicó el guarda de seguridad sobre los socios de Unimark, una distribuidora de medicinas beneficiada con contratos estatales. LA PRENSA/C. VALLE
«Él (Álvaro Sáenz) se encuentra fuera del país y ella (Alicia Sáenz) casi no viene», explicó el guarda de seguridad sobre los socios de Unimark, una distribuidora de medicinas beneficiada con contratos estatales. LA PRENSA/C. VALLE

Voluntad del Estado

Quirós advierte que las ganancias pueden ser mayores, tratándose de que los medicamentos son un gran negocio, sobre todo si están vinculadas a compras millonarias del Estado. “…El Gobierno podría importar directamente como hacen muchos gobiernos que se comunican con la fábrica, pero se utiliza a intermediarios”, lamenta.

Las primeras pistas sobre Unimark surgieron después de la inquietud nacional, que provocó la gripe H1N1 en 2009. Entonces apareció el INSS anunciando que compraría 460 mil dólares a un laboratorio de la India desconocido y que resultó representado en Nicaragua por Unimark. Pese a las evidencias, el Estado guarda silencio. Porras se mantiene distante en las últimas dos semanas, en las que no ha brindado declaraciones a los medios. Sáenz dijo en marzo de 2012 que se sentía calumniada “Soy una persona respetable”. Ahora no responde el teléfono y en su oficina asegura que ni llega.

Lea además:Mísera inversión en medicinas de Nicaragua

Un equipo de LA PRENSA cuestionó este lunes 13 de febrero de 2017 a la ministra de salud, Sonia Castro, a la salida de una reunión con la bancada sandinista, pero nuevamente calló ante las preguntas. (Con la colaboración de Lucía Navas)

Otros datos de la Última licitación

D e acuerdo con los datos de la licitación LP 03-01-2016, el 24.76 por ciento de la licitación de medicinas del Minsa correspondió a Unimark con los 2.9 millones de dólares mencionados. El resto fue repartido entre dos docenas de distribuidoras de medicinas, entre las cuales destaca Farmacéuticos y Conexos SA (Farcosa) con 470,202. 59 dólares, de la que el Minsa no publicó su contrato. Farcosa está sobre los viejos laboratorios de la familia de la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera. Fue formado en 2008 con fondos del INSS, el instituto que administra las pensiones del Ejército —IPSM— y su símil de la Policía —el Issdhu—, presidido este último por la misma jefa policial.

Así creció aquel “centro de llamadas”

20 de septiembre de 2006: Se forma Unimark como un centro de llamadas con un capital inicial de 5 mil 633. 80 dólares. Sus socios son Alicia Sáenz Marenco y su hermano Álvaro Sáenz Galo. Él es dueño de 90 acciones y ella es del restante. Ella es colaboradora cercana de Gustavo Porras, del Frente Nacional de los Trabajadores, el brazo sindical del FSLN.

8 de noviembre de 2006: El caudillo sandinista Daniel Ortega gana las elecciones presidenciales de Nicaragua con el 38 por ciento de los votos, después de la división del bloque que se le oponía.

10 de enero de 2007: Ortega asume el poder, nombra como vicepresidenta del INSS a Alicia Sáenz Marenco según el acuerdo 12-2007.

20 de febrero de 2008: Cancelan nombramiento de Sáenz en el INSS y nombra a Isabel Green Casaya, cuñada de Porras, como vicepresidenta.

Febrero de 2009: Lista de declaratoria de bienes, publicada por la Contraloría, revela que Sáenz se encuentra contratada como asesora externa de la presidencia del Parlamento, un cargo al que llegó por recomendación de Porras según fuentes de la Asamblea.

11 de noviembre de 2009: la sombra de Unimark aparece detrás de un contrato de 460 mil dólares aportados por el INSS para la compra de 20 mil tratamientos antivirales medicina contra la Gripe AH1 N1. La compra se realizó al laboratorio Hetero Drugs Limited, radicado en la India y cuyo representante local era la empresa de la asesora de Porras. Se ignora el destino a nivel de Estado de los 20 millones de dólares autorizados por la Presidencia para la compra de medicamentos de cara a la enfermedad.

14 de diciembre de 2009: Comité de licitación del INSS informa que Unimark es una de las tres empresas beneficiadas con el contrato para “adquisición de maquinaria y equipos para la planta

procesadora de medicamentos del laboratorio Ramos”. Se le pagarían 896, 061 dólares.

05 de marzo de 2010: El Ministerio de Salud contrata a Unimark por un monto de 570 mil 991dólares para compra de medicamentos oncológicos según resolución 336-2009.

25 de marzo de 2010: Ortega acepta renuncia de Isabel Green Casaya, cuñada de Porras.

25 de mayo de 2010: Nombran a Sagrario Benavides como vicepresidenta del INSS

Enero de 2012: A través de 14 compras menores, el INSS le otorga cerca de 206 mil 056 dólares en compra de medicinas a Unimark.

22 de junio de 2016: Minsa adjudica 2,904,635.59 de dólares en compra de medicinas para abastecer a las unidades de salud.

9 de enero de 2017: Porras es nombrado presidente de la Asamblea Nacional. El total recibido por Unimark suma $5, 037, 743.59 desde 2009.

Fuente: Investigaciones La Prensa/Ministerio de Hacienda y Crédito Público

Le puede interesar: Muchas recetas y poca medicina en los hospitales

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: