Rinden homenaje al comandante 3-80

Amigos de armas y conocidos de Enrique Bermúdez Varela, conocido como comandante “3-80”, recordaron el crimen del exdirigente de la contrarrevolución, asesinado en febrero de 1991, por un pistolero que jamás fue identificado.

Sus excompañeros de armas colocaron ofrenda floral al excomandante Contra Enrique Bermúdez. LA PRENSA/J. FLORES.

Sus excompañeros de armas colocaron ofrenda floral al excomandante Contra Enrique Bermúdez. LA PRENSA/J. FLORES.

Amigos de armas y conocidos de Enrique Bermúdez Varela, conocido como comandante “3-80”, recordaron ayer el crimen del exdirigente de la contrarrevolución, asesinado en febrero de 1991, por un pistolero que jamás fue identificado.

“26 años tiene hoy el asesinato del comandante Bermúdez, un demócrata, que no queremos que su memoria quede en el olvido y los que fuimos sus subalternos queremos institucionalizar esta fecha para cada año venir a colocar una ofrenda floral en este lugar donde fue asesinado”, señaló Luis Fley, conocido como comandante “Johnson”.

El comandante “3-80” fue asesinado a tiros por un pistolero cuado intentaba abordar su vehículo en el parqueo de un hotel capitalino.

No hubo interés en esclarecer el crimen

Fley dijo que nunca hubo interés en esclarecer el crimen del exdirigente guerrillero y exmiembro de la Guardia Nacional.

“Fui nombrado por decreto presidencial miembro de la comisión investigadora y conozco muy bien el expediente que es un expediente lleno de basura, la realidad es que no hubo interés en esclarecer el asesinato”, cuestionó Fley, presidente de Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN).

El comandante “Johnson” recordó al comandante “3-80” como un “hombre accesible que supo conducir en la guerra a la contra; fue un hombre que supo mantener la unidad en una época dura que le tocó vivir a Nicaragua en tiempos de una dictadura”.

Lea más en: Crimen conmociona, la crónica del asesinato del Comandante 380 hace 26 años

“No podemos olvidar a ‘3-80’, quien fue el comandante de la gesta heroica del pueblo campesino”, aseguró Fley.
Por su parte, Santos Acosta Carranza, comandante “Johnny”, afirmó que Bermúdez fue su jefe en la guerra y lo recuerda como un demócrata que luchó porque al país regresara la democracia.

“Fue un amigo, un hombre con tenacidad de lucha que quiso que en Nicaragua hubiese el sol de la libertad, con una democracia para todos; la verdad que él luchó por este pueblo con amor propio y si estuviera vivo acá estuviera con nosotros”, sostuvo Carranza.

Asesinos lo esperaban

Los asesinos de Bermúdez lo esperaban en las afueras del hotel, según concluyeron los investigadores, disparándole en dos ocasiones por la espalda.

Las balas que segaron la vida del exmilitar le penetraron a la altura del oído izquierdo, desbaratándole la base cerebral.

El crimen del exmiembro de la contrarrevolución conmocionó a toda Nicaragua, mientras las autoridades policiales de la época nunca encontraron ninguna pista del brutal asesino.

A 26 años del crimen contra el comandante “3-80” aún queda la incertidumbre de quién fue su ejecutor y quiénes los autores intelectuales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: