«Estoy muy arrepentido», dice el acusado del doble crimen de Ciudad Sandino

La Fiscalía acusa a Yader Isaac Chávez de parricidio por la muerte de Heymi Canales, madre del presunto autor, y asesinato por el caso de Denis Medina, padrastro

ciudad sandino, parricio en ciudad sandino, inseguridad Nicaragua

La juez Karen López Fuentes admitió la acusación y dictó prisión preventiva contra Yader Isaac Chávez Canales, quien enfrentará audiencia inicial el próximo 2 de marzo. LA PRENSA/W. NARVÁEZ

Yader Isaac Chávez Canales dejó de usar camisas de manga larga y corbatas, y no volvió a visitar la iglesia de los Testigos de Jehová, desde que se convirtió en emo.

Su cambio empezó en diciembre pasado y su exvecina Mariela Mejía nunca lo vio consumir droga. El emo de 18 años, fue acusado del parricidio de su madre Eymi Johana Canales Pérez, de 35 años, y del asesinato de su padrastro Denis Francisco Medina Moreno, de 27 años.

Mejía, de 38 años, describe a su exvecino de la Zona Cinco de Ciudad Sandino como un joven educado y le sorprendió ver su cambio: uñas pintadas en color negro y el cabello un poco largo.

Fue hasta el lunes que la Policía Nacional lo presentó, que ella se enteró que el joven tenía progenitora, ya que él vivía con su tío.

Fue regalado

“Estoy muy arrepentido”, manifestó Chávez Canales, quien compareció a audiencia preliminar resguardado por un fuerte dispositivo policial.

Fernando Mejía, de 48 años, llegó a las afueras de los juzgados para tratar de ver a su exvecino que en más de una ocasión le dio de comer, luego que un tío supuestamente lo corriera de su casa. Además, asegura que el joven ha tenido una vida muy sufrida.

Chávez Canales, cuando tenía cuatro años supuestamente fue regalado por su progenitora a una pareja de estadounidenses que conoció en la iglesia de Testigos de Jehová.

El joven vivió 12 años en Estados Unidos, pero sus padres adoptivos fallecieron en un accidente de tránsito.

Según Fernando, el joven le contó que él también iba en el vehículo, pero únicamente sufrió algunas heridas en la cabeza. Incluso le mostró algunas cicatrices.

Las autoridades de ese país lo deportaron hace dos años, y supuestamente le dieron 50 mil dólares de indemnización, pero el dinero presuntamente lo habría agarrado un familiar.

Chávez trabajaba como traductor, tenía novia, con la cual planeaba casarse. Tenía pocos meses de vivir en casa de su madre.

Al menos siete agentes de la Policía Nacional llevaron a Yader Isaac Chávez Canales hasta los Juzgados de Ciudad Sandino, donde se realizó la audiencia preliminar para conocer los cargos que le imputan. LA PRENSA/WILIH NARVÁEZ

Mazazos en la cabeza

El fiscal Manuel Reyes detalló en la acusación que el viernes 17 de febrero, a las 7:30 p.m., el joven sostuvo una discusión con su progenitora, porque esta le tenía retenido su celular, ya que el acusado, el Día de San Valentín le sustrajo una plancha de cabello para comprar sustancias alucinógenas.

Presuntamente, Chávez intentó agredir a su progenitora y por eso intervino Medina Moreno.

Pero en el forcejeo ambos cayeron al piso de rodillas y en eso el joven aprovechó para agarrar un mazo y pegarle en par de ocasiones en la cabeza al padrastro, quien quedó desmayado.

Con el mismo mazo también le pegó en la cabeza a su progenitora y al caer continuó la agresión hasta provocarle la muerte.

Su padrastro trató de incorporarse, pero le propinó cuatro cuchilladas.

Según la Fiscalía, el 18 de febrero, Chávez sacó los cuerpos al patio de la casa, los cubrió con ropa usada que vendía su mamá y les echó gasolina.

Casi una hora los cuerpos estuvieron en llamas, al amanecer nuevamente cubrió los cuerpos con ropa y cuando pretendía huir fue detenido por sus vecinos.

La audiencia preliminar estuvo a cargo de la juez Karen López Fuentes.

El abogado Secundino Cuadra, defensor del acusado, pidió a la juez que al joven se le realice una valoración psiquiátrica y que se le realice una prueba toxicológica y de alcoholemia. La juez dio lugar a esta petición.

Dio otra versión

Yader Chávez lloró durante la audiencia y apretaba sus manos en las cuales se podían apreciar varios rasguños. En el ojo derecho se podía ver un moretón.

Antes de empezar la audiencia preliminar dio breves declaraciones a los medios de comunicación. Al consultarle por qué cometió el doble crimen, respondió: “Mi padrastro estaba pegándole a mi madre y le iba a pegar con un mazo, yo para protegerla a ella, empecé a pegarle a él (a Denis Medina) y después de eso ella me empezó a agredir”, manifestó el acusado. Asimismo, manifestó que no consume droga.

Entre los elementos de convicción que tiene la Fiscalía están pruebas testimoniales, acta de detención y ocupación del mazo, cuchillo, entre otras evidencias.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: