Tranquilos: Trump no tocaría DR-Cafta

Pese a los temores que han generado las primeras decisiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al menos en el ámbito económico, Nicaragua y el resto de Centroamérica no deben preocuparse, ya que según analistas las intenciones del mandatario de revisar los acuerdos comerciales que involucran a su país, no incluirán al DR-Cafta

Juan Sebastián Chamorro (izq.), director ejecutivo Funides, y Juan de Dios Sánchez Rosselly, representante Banco Santander. Managua 21 de febrero de 2017. FOTO LA PRENSA/Lissa Villagra

Pese a los temores que han generado las primeras decisiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al menos en el ámbito económico, Nicaragua y el resto de Centroamérica no deben preocuparse, ya que según analistas las intenciones del mandatario de revisar los acuerdos comerciales que involucran a su país, no incluirán al Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-Cafta).
Estados Unidos es el principal mercado para las exportaciones nicaragüenses.

“Hay mucho ruido con todos los acuerdos comerciales que tiene Estados Unidos y me preguntaban por Cafta y yo creo que no está en la agenda de Trump porque todo el comercio global dentro de esta zona económica es de solamente cincuenta millones (de dólares) y no está dentro de la tarta del déficit (comercial) incluso creo que tiene superávit Estados Unidos, entonces yo no me preocuparía por Cafta”, sostuvo Juan de Dios Sánchez Rosselly, director de inversiones del Banco Santander.

Lo que sí le preocupa a Sánchez es el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y de los acuerdos comerciales que ese país mantiene con China, ya que ambos países representan un gran porcentaje del multimillonario y “preocupante” déficit comercial que acumula Estados Unidos.

Según el analista, basa su teoría de que Trump no tocará el Cafta porque lo considera una persona pragmática… que en realidad lo que quiere “es una negociación dura con México y con China” porque en esos dos países está el 80 por ciento de su déficit comercial.

“Él lo que quiere solucionar es en términos de su déficit y es totalmente entendible”, porque “para un líder político es un foco de preocupación tener un déficit comercial del 4 por ciento y su foco de preocupación está en México y sobre todo con China… por lo tanto hay que estar tranquilos”, afirmó Sánchez.

Sánchez fue el principal orador de la conferencia: Tendencias Económicas Mundiales 2017: Iniciando la era Trump, organizada por la Fundación Económica para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Durante su ponencia también destacó que pese a los temores que el nuevo mandatario estadounidense ha despertado en diversos sectores y países, Trump es un empresario pragmático que ha tenido un comienzo de mandato “entre sol y sombras”, pero que al final conseguirá dinamizar la economía.

Hay riesgos

Según Juan de Dios Sánchez Rosselly, director de inversiones del Banco Santander, pese al revuelo que han provocado las decisiones y promesas del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump desde su elección, en noviembre pasado, las métricas de confianza empresarial “han subido como la espuma y eso nos hace ser bastante optimistas respecto a la tendencia económica de los próximos trimestres”.

El analista considera que Trump está “consiguiendo darle un impulso de optimismo al empresario que se puede traducir en dividendos” y en beneficio para la economía. No obstante, admite que los incrementos del déficit público y la inflación, la apreciación del dólar y las tensiones geopolíticas podrían entorpecer las metas de crecimiento promedio por encima del 3 por ciento, que Trump pretende que alcance la economía estadounidense.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: