Mal uso del agua agrava escasez en Nicaragua

Entre las formas inadecuadas del uso del agua, según el estudio de Cosude, prevalecen el riego a los cultivos o los jardines, echar agua a los techos de las viviendas para “refrescar” el ambiente, y la que más prevalece en hogares de algunas comunidades, es darle de tomar agua al ganado.

mal uso del agua

El acceso al agua potable y saneamiento en la zona rural del país es del 69 por ciento de acuerdo con estadísticas de la Cooperación Suiza en América Central. LA PRENSA/CARLOS VALLE

Que el agua no llegue a varias comunidades de Chinandega, León, Jinotega y Matagalpa no solo se debe a la poca recarga en los acuíferos subterráneos, sino al uso inadecuado que está haciendo la población de esa zona sobre el recurso hídrico, según lo demostró un estudio realizado por la Cooperación Suiza en América Central (Cosude), en diez comunidades rurales del occidente y norte centro del país.

El trabajo reflejó que el consumo per cápita de agua potable “se encuentra por encima de la norma nacional”, que es de 50 a 60 litros por persona al día (lppd).

Entre las formas inadecuadas del uso del agua, según el estudio de Cosude, prevalecen el riego a los cultivos o los jardines, echar agua a los techos de las viviendas para “refrescar” el ambiente, y la que más prevalece en hogares de algunas comunidades, es darle de tomar agua al ganado.

Esta norma de consumo equivale a un rango de 1.5 a 1.8 metros cúbicos per cápita por mes.

Sin embargo, las conclusiones del estudio demuestran que actualmente el consumo promedio per cápita en el occidente es de 3.32 metros cúbicos y en la zona norte centro es de 2.53 metros cúbicos al mes.

Lea también: Fugas de agua potable en Managua son constantes

Sumado a este hallazgo, también se identificó que las personas en esas comunidades, consumen más agua en los meses más secos, que también se caracterizan por registrar altas temperaturas.

Por ejemplo, el consumo per cápita de agua durante el período 2014-2015 en las comunidades de El Jicarito y La Piedra, Telica, en León, fue de 5 metros cúbicos en el mes de abril, uno de los meses más calurosos.

De acuerdo con José Toruño, jefe de Programa de Agua y Saneamiento de Cosude, este comportamiento es una muestra que las personas no están conscientes sobre la importancia del recurso y de la escasez del mismo.

“Tenemos la creencia que el agua no se va a terminar, pero sí escasea y hemos visto el caudal de los ríos (están secos)”, resaltó Toruño.

Está situación también está relacionada con hábitos que no son adecuados, expresó el experto. También indicó que es por esa misma razón que en todos los proyectos de agua y saneamiento que desarrolla Cosude, integran el componente educativo, para enseñarles a las personas la importancia del recurso.

El Cosude prepara una estrategia regional (en Centroamérica), en la que invertirá alrededor de 136 millones de dólares. Del monto general que invertirá Cosude, el 40 por ciento, es decir, alrededor de 60 millones de dólares serán destinados para el desarrollo de proyectos en Nicaragua en materia de agua y saneamiento para los próximos cuatro años (2018-2021).

Asimismo, Cosude, implementará, como parte de esta estrategia, proyectos con enfoque de adaptación al cambio climático, que se traducen en protección de la Cuenca de Dipilto, fomento de nuevas tecnologías de adaptación, y la promoción de las cosechas de agua con productores.

Respecto al proyecto del cuido de la Cuenca se invertirán entre cinco a seis millones de dolares, según María Antonia Zelaya, oficial de programas de Cosude.

Te puede interesar: Urgen viviendas en altura para no acabar con agua de Managua

mal uso del agua, agua potable
El proyecto de cambio de tuberías ha provocado constante fuga de agua potable en la ciudad de Chinandega. LA PRENSA/S. MARTÍNEZ

¿Incide tarifa de agua?

A pesar que en el estudio no se hizo un análisis sobre la incidencia que pueda tener la tarifa del consumo de agua, Toruño destacó que existe cierta influencia.

Cosude logró evaluar que “donde el agua es más cara la gente tiende a consumir menos, y donde está más barata la gente consume más”, expresó Toruño.

Sin embargo, aclaró que este no debería de ser un indicador para el cuido del agua que se ve agravado cuando no hay una medición del consumo. “Sin medición usted consume el agua irracional”, dijo.

No obstante, para la expresidenta de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ruth Herrera, lo más viable es que exista una tarifa diferenciada según el nivel adquisitivo de la población.

Para Herrera, una alza o baja tarifa de agua no se traduce en mayor cuido del recurso hídrico, sino que a la par debe estar la educación para que la gente comprenda el valor del agua. También refirió que el uso del agua es complejo, y que se debe de ver lo que están haciendo otros sectores.

En este sentido, mencionó que el 70 por ciento del agua en el país lo ocupan los productores, quienes pagan un monto mínimo, y son quienes no están realizando acciones en pro de la conservación del recurso. Y apenas el seis por ciento se destina para el consumo humano. Herrera exhortó a brindar atención a este problema.

Mayor cobertura en zona rural

El acceso al agua potable y saneamiento en la zona rural del país es del 69 por ciento de acuerdo con estadísticas del Cosude, lo que representa un gran avance teniendo como referencia que en 1980 era del 17 por ciento, y en 1990, de 53 por ciento. No obstante, en 1998 debido al huracán Mitch hubo un retroceso, puesto que el 32 por ciento de la infraestructura de agua potable se destruyó.

Según estimaciones del Banco Mundial, la falta de agua a Nicaragua le cuesta nueve millones de dólares al año, y los gastos de salud ascienden a 70 millones de dólares anual, puesto que la falta de recurso es un generador de enfermedades.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: