Crédito se enfrió y nadie explica razón

Ni el superintendente de Bancos ni el presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional supieron ayer explicar por qué la entrega de créditos el año pasado sufrió el mayor “enfriamiento” en los últimos seis año, pese a que la economía habría crecido a similar ritmo que en 2015.

Managua, Nicaragua. 21/02/2017. Victor Urcuyo super intendente de bancos, brinda informe sobre gestion 2016 ala Asamblea Nacional . Roberto Fonseca/ LA PRENSA.

Ni el superintendente de Bancos ni el presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional supieron ayer explicar por qué la entrega de créditos el año pasado sufrió el mayor “enfriamiento” en los últimos seis años, pese a que la economía habría crecido a similar ritmo que en 2015.

Según el informe financiero de cierre de año publicado por el Banco Central de Nicaragua, el año pasado la cartera bruta de créditos cerró en 144,709.5 millones de córdobas, lo que significó un crecimiento del 18.4 por ciento comparado con similar periodo del año anterior.

Aunque hubo crecimiento, su tasa fue menor al 23 por ciento de repunte de 2015, es decir una merma de 4.6 puntos porcentuales de un periodo a otro.

Ese 18.4 por ciento sería la tasa de crecimiento más baja de los últimos seis años: en 2011 el crédito aumentó 19.1 por ciento, en 2012 fue 29.2 por ciento, en 2013 un 22.7 por ciento y en 2014 fue 20.04 por ciento.

Las últimas estimaciones —todavía por actualizar— del BCN es que la economía habría crecido en 2016 entre 4.6 y 4.9 por ciento, similar a 2015.

Tras finalizar la presentación de su informe de gestión ante la Asamblea Nacional, el Superintendente de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Víctor Urcuyo, respondió a la consulta de LA PRENSA sobre la razón de la desaceleración de crédito: “El crédito es una función de la actividad económica, si usted quiere medir el crecimiento del crédito hay que medir los indicadores macroprudenciales, y entonces en ese aspecto usted tiene que hacer esa correlación, váyase a ver y a estudiar los indicadores del Banco Central y va a ver que hay una correlación bien balanceada”.

Los indicadores del Banco Central de Nicaragua también indican que el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) entre enero y diciembre del año pasado se desaceleró al crecer 4.4 por ciento, mientras que en 2015 el promedio anual fue 4.5 por ciento.

El presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez, dijo que el Banco Central es el que debe explicar la información que publica. “Vamos a llamar al Banco Central para que él nos justifique, porque de él son sus datos, la verdad es que yo no puedo especular de algo que no he generado como información yo”, afirmó.

Urcuyo evade la “Nica Act”

Por su lado, el superintendente de Bancos tampoco quiso referirse sobre si el anuncio del proyecto de ley “Nica Act” en Estados Unidos habría incidido en la desaceleración del crédito en los últimos meses del año pasado.
“A mí no me gusta especular sobre nada, mientras no haya nada concreto, ¿usted sabe algo que yo no sé?”, afirmó Urcuyo, al tiempo que señaló que no creía que algunos bancos hayan orientado a sus agentes a ser más restrictivos en la aprobación de créditos ante ese proyecto de ley estadounidense.

La “Nica Act” fue aprobada en los últimos meses del año pasado en el Senado, pero aún está pendiente que pase por el Congreso estadounidense. Esta iniciativa busca frenar la aprobación de préstamos concesionales al Gobierno de Nicaragua mientras no se recuperen los espacios democráticos.

“Mientras nosotros no tengamos cosa concreta, la Superintendencia de Bancos no puede especular sobre nada”, enfatizó Urcuyo.

Depósitos también crecen menos

Según el informe financiero publicado por el Banco Central de Nicaragua, los depósitos se desaceleraron en relación con el crecimiento observado en 2015.

“A diciembre 2016, los depósitos en el Sistema Financiero Nacional ascendieron a 145,144.1 millones de córdobas, lo que representó un crecimiento interanual de 8.6 por ciento. En términos interanuales, el ritmo de crecimiento se redujo en 5.3 puntos porcentuales”, publicó la máxima autoridad bancaria.

Los depósitos en moneda extranjera crecieron 11.5 por ciento al cierre de 2016, mientras que los depósitos en córdobas “se mantuvieron prácticamente al mismo nivel” del año previo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: