El encanto de Justin Trudeau

Besó a un comediante gay, trabajó como portero de discoteca y fumó marihuana. No es una estrella de cine, es Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá.

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. LA PRENSA / Agencias.

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. LA PRENSA / Agencias.

Cuando Justin Trudeau fue electo primer ministro de Canadá, su foto podía verse en la portada de los periódicos políticos y también en la de revistas de entretenimiento y farándula.

A Trudeau se le alababa por sus habilidades oratorias, pero también se hablaba de lo “sexy” que era. Mientras unos analizaban la nueva era de liberalismo que empezaría en Canadá, otros filtraban fotos de Trudeau sin camisa, exhibiendo su tatuaje y boxeando.

El encanto del primer ministro canadiense de 45 años ha sido denominado “El efecto Trudeau” y, aparentemente, ni los grandes personajes ni líderes mundiales pueden resistirse a él. Ivanka Trump, hija del presidente de Estados Unidos Donald Trump, fue la última fotografiada viendo con ternura a Trudeau, pero no ha sido la única. Emma Watson, Ángela Merkel, la Reina Isabel II, Donald Trump, Barack Obama y Enrique Peña Nieto también han sido captados.

Esta es la historia de Trudeau. El segundo primer ministro más joven en la historia de Canadá. Un hombre feminista que trabajó como portero de discoteca, fue profesor de escuela pública e instructor de esquí. Aficionado al boxeo, al hockey y a los selfies.

Nacido para el poder

Justin Trudeau (centro) junto a su madre Margaret Trudeau y su padre Pierre Trudeau. Foto tomada de su cuenta oficial de Instagram

Allá por abril de 1972, el primer ministro canadiense Pierre Trudeau, ofreció una cena elegante y glamorosa en Ottawa para recibir a un invitado especial, el entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon.

Cuando los espectáculos preparados por la orquesta nacional para entretener al presidente acabaron, durante la cena Nixon tomó una copa de champagne en la mano para un ceremonioso brindis. Miró a un pequeño bebé de poco más de cuatro meses que estaba en la mesa y dijo: “Esta noche, vamos a prescindir de las formalidades. Me gustaría brindar por el futuro primer ministro de Canadá, Justin Pierre Trudeau”.

Nunca se supo con certeza si lo dijo bromeando o en serio, pero resulta que acertó. Después de 43 años aquel pequeño siguió los pasos de su padre y se convirtió en primer ministro canadiense y a su gestión empezaron a llamarla “La profecía Nixon”. Sin embargo, como hijo de un primer ministro, no podía ser tan difícil pensar qué le esperaba a Trudeau.

Justin Trudeau es hijo de una combinación bastante peculiar: Pierre Trudeau y Margaret Sinclair. Cuando ambos se conocieron, él era primer ministro y un político audaz. Tenía 48 años y una legión interminable de admiradoras. Ella era una hippie de 18 años que estudiaba literatura, descendiente de la aristocracia colonial británica e hija de un exministro, según el periódico El Mundo.

Trudeau creció rodeado de la esfera política porque su padre era primer ministro de Canadá. Foto tomada de su cuenta oficial de Instagram

Un reportaje publicado por la ABC, asegura que Margaret no se entusiasmó demasiado con Trudeau, pero él la enamoró tan insistentemente que terminaron casándose y ella se convirtió en la primera dama del país, pero también en una especie de ave enjaulada. Fumaba churros de marihuana y a veces tenía comportamientos inadecuados para su cargo. Mientras estuvo casada tuvo amoríos con Ryan O’Neal, Ted Kennedy, Ron Wood y Jack Nicholson, detalla El Mundo.

De hecho, después de la muerte del líder cubano Fidel Castro, en las redes sociales se desató la teoría de que Justin Trudeau era hijo de él. Las fotos de Castro durante su juventud fueron comparadas con las de Trudeau; también circularon imágenes de los Trudeau con Castro, ya que era gran amigo de la familia canadiense. Por otro lado, según la ABC, en los años 70 después de una visita oficial Margaret Sinclair aseguró que Fidel Castro era el hombre más sexy del mundo. Pero todo quedó en una teoría mediática.

El multifacético Trudeau

Uno de los hobbies del primer ministro es el boxeo. Además juega hockey y fue profesor de esquí.

Justin Trudeau creció frente a todos los canadienses. Como primogénito del ex primer ministro canadiense Pierre Trudeau desde muy niño estuvo rodeado de cámaras y medios de comunicación. Como bien lo dijo Nixon, era quizás previsible que alguna vez ocuparía un cargo político, sin embargo, se tomó su tiempo.

Tuvo una infancia privilegiada, como explica en su libro llamado Common ground pero esta estuvo marcada por la separación de sus padres y la bipolaridad de su madre. Cuando sus padres se separaron, Pierre Trudeau obtuvo la custodia de sus tres hijos, mientras que Margaret Sinclair se marchó para disfrutar del Jet Set y ser la “reina” de las fiestas en una discoteca de Manhattan llamada Studio 54. Un reportaje publicado en el diario La Vanguardia, asegura que la partida de su madre dejó a Trudeau con la autoestima muy baja, pues creía que él no había sido razón suficiente para que ella se quedara.

A pesar de eso, Trudeau siguió sus pasos y estudió literatura inglesa en la Universidad McGill. También fue a la Universidad de Columbia Británica y ahí recibió su título de maestro. De regreso en Canadá, se convirtió en maestro de francés y matemáticas y además en un fanático de Shakespeare. De hecho, algunos de sus amigos lo recuerdan recitando fragmentos de libros mientras les enseñaba cómo girar correctamente para esquiar. Aunque es uno de sus hobbies, la nieve también tiene que ver con la tragedia en su vida, pues uno de sus tres hermanos murió en un accidente mientras practicaba esquí.

Trudeau no bebe alcohol. Cuando trabajó como portero de discoteca, según sus memorias, vio como mucha gente caía en las drogas y el alcohol y nunca quiso que le pasara eso a él.

Aunque vivió rodeado de la política, nunca se involucró en ella. Y nadie lo había visto como un posible primer ministro hasta que su padre murió en el 2000. Trudeau dio un emotivo discurso donde evidenció sus habilidades oratorias, además de su fluidez entre el inglés y el francés.

Encanto y política

Justin Trudeau se convirtió en el primer mandatario canadiense en asistir a la marcha del orgullo gay en Montreal en el Día de la diversidad sexual. Foto tomada de su cuenta oficial de Instagram.

La facilidad que Margaret Sinclair tenía para conectar con la gente se ve reflejada en su hijo. La habilidad política y oratoria de Pierre Trudeau la heredó a Justin Trudeau. Según el analista internacional Ricardo de León Borge, la popularidad de Trudeau se debe a la posición que ha sabido mantener frente a la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. “Creo que ha mostrado una postura fuerte pero a la vez prudente a las políticas de Donald Trump, y eso le ha valido cierta popularidad a nivel mundial. No es fácil, que el principal socio comercial piense en revisar el NAFTA, pero que además cierre las puertas a la migración y a los refugiados, y venir, como hizo Trudeau, a decirle al mundo entero que en contraposición de Trump, él como primer ministro de Canadá, le “abría las fronteras a los que huyen de guerras y del terrorismo”, explica De León Borge.

Poco después de la muerte de su padre, en 2003, Trudeau tuvo un reencuentro con una mujer a la que, según sus memorias, había “estado esperando desde hace 31 años”. Se trataba de Sophie Grégoire, una expresentadora de televisión con la que terminó casándose y procreando tres hijos.

Cuando decidió seguir los pasos de su padre, Trudeau era visto como un peso ligero en la política. Pero en 2008 propuso un combate de boxeo con un senador conservador para recaudar fondos benéficos y su imagen comenzó a mejorar. Los miembros del partido liberal sabían que necesitaban a una figura que levantara cabeza por el partido, y en 2013 asumió la cabeza del partido. En 2015, los liberales ganaron las elecciones después de una década de mandato conservador.

El 64 por ciento de los canadienses aprueba su gestión a pesar de algunas polémicas como la legalización de la marihuana o recibir a miles de refugiados que huyen de la guerra y el terrorismo. Sobre la marihuana, admitió haber fumado algunas veces, una incluso cuando ya era miembro del parlamento canadiense. “Estábamos en casa, en una cena con amigos, y los niños estaban en casa de su abuela, y uno de nuestros amigos lió un canuto y lo pasó. Le di una calada”, dijo a The Huffington Post.

Ya sea por su habilidad para manejarse en la esfera política como su carisma frente a las cámaras y las personas, Justin Trudeau seguirá ocupando portadas de todo tipo.

 


  Datos sobre Trudeau

Justin Pierre Trudeau Sinclair

Nació el 25 de diciembre de 1971.

Está casado desde 2005 con Sophie Grégoire y tiene dos hijos y una hija.

Su padre fue primer ministro de Canadá y su madre fue hippie.

Tenía tres hermanos, pero uno de ellos murió en una avalancha mientras esquiaba.

Sus deportes favoritos son el esquí, el boxeo y el hockey.

Una vez interpretó al héroe de guerra canadiense el general Talbot Papineau, en la serie The Great War.

En una ocasión, hizo un striptease, con fines benéficos.

Trabajó como portero de discoteca, profesor de matemáticas e instructor de esquí.

Está a favor de la legalización de la marihuana y admitió haber fumado un churro cuando era miembro del parlamento canadiense.

Tiene un tatuaje de un globo terráqueo en el brazo izquierdo y lo exhibe con naturalidad. Cuando cumplió 40 años le agregó un cuervo de los haida (indígenas de la Columbia Británica).

Marvel hizo un cómic sobre él. En la portada, aparecía en un ring de boxeo con una camisa con la hoja de maple de la bandera de Canadá.

Besó al comediante gay canadiense Dany Turcotte cuando asistió como invitado a su programa de entrevistas.

 


Vladimir Putín: la antítesis

Justin Trudeau y el presidente de Rusia Vladimir Putín se han ganado la fama internacional de no seguir la línea del típico mandatario, aunque la imagen que proyecten sea muy diferente. Mientras Trudeau es calificado como un líder carismático y gracioso, la imagen que Putín proyecta es lo contrario.

Este fue miembro del servicio de espionaje de la Unión Soviética, es experto en armas de fuego y piloto de fórmula 1. Además es peleador de yudo con cinta negra de seis niveles y uno de sus hobbies favoritos es la caza.

Muchas veces ha sido visto nadando, cabalgando, pezcanco, buceando e incluso lanzando tranquilizantes a algunos animales para estudiarlos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: