Exvicepresidenta de Guatemala a juicio por fraude millonario

Roxana Baldetti usó su poder político para otorgar la concesión de un contrato para la limpieza del Lago Amatitlán con "un producto milagroso", que resultó ser agua con sal.

Roxana Baldetti

La exvicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti durante la audiencia de primera declaración sobre acusaciones de corrupción en su contra. LA PRENSA/EFE/ARCHIVO

Un juez de Guatemala decidió este lunes enviar a juicio a la exvicepresidenta Roxana Baldetti y otras doce personas acusadas de participar en un fraude millonario para limpiar un lago con «un producto milagroso» que resultó ser agua con sal.

El titular del Juzgado C de Mayor Riesgo, Víctor Hugo Herrera, resolvió procesar a Baldetti por los delitos de asociación ilícita, fraude y tráfico de influencias.

La exfuncionaria está en prisión preventiva por otro caso de corrupción conocido como «La Línea«, que provocó su dimisión y la del expresidente Otto Pérez Molina, también en prisión por la misma trama.

Favoreció a empresa israelí

Según la investigación sobre el lago, la exvicepresidenta (2012-2015) usó su poder político cuando ejercía el cargo para otorgar la concesión de un contrato para la limpieza del Lago Amatitlán por valor de 137.8 millones de quetzales (17.96 millones de dólares) a la empresa israelí M. Tarcic Engineering LTD.

El hermano de Roxana Baldetti, Mario, también enviado a juicio por los mismos delitos, ejerció supuestamente de intermediario entre la empresa y el Estado, y fue quien coordinó todas las acciones para realizar esta operación fraudulenta, de la que daba cuentas a Baldetti, a menudo a través de varios informes con el alias «la mera, mera», como prueban los correos electrónicos.

Entre las otras personas implicadas en el caso está el excomisionado presidencial del Agua Pablo Roberto González Córdova, a juicio por los mismos delitos, y que según la fiscalía hizo creer que el proyecto para limpiar el Lago de Amatitlán, propuesto por una empresa israelí, era la única solución posible.

El objetivo del grupo acusado, según la investigación, era lograr ganar la licitación por parte del Estado de Guatemala, a través de la creación de esta empresa, para «obtener un beneficio económico».

La famosa solución para limpiar la cuenca, según un informe circunstanciado de la Fiscalía de Delitos contra el Medio Ambiente hecho público el pasado mes de mayo, era «agua con sal».

Licitación fue publicada un día antes de su vencimiento

La convocatoria pública para adjudicar el contrato fue publicada en Guatecompras (portal de adjudicaciones del Estado) con solo un día de margen para presentar toda la documentación, lo que lleva a la Fiscalía a concluir que ya estaba otorgado de antemano.

A través de varios testaferros, la empresa distribuyó parte de 22 millones de quetzales (2.97 millones de dólares) entre los funcionarios involucrados en la trama, incluido el director de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (Amsa), Edwin Ramos -procesado por fraude e incumplimiento de deberes-, y responsables del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

En su primera declaración, Baldetti se calificó como inocente y también negó que su hermano tuviese algún poder en la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y el Lago de Amatitlán.

También fue procesado por fraude, asociación ilícita y cohecho pasivo Uri Roitman, representante de la empresa israelí beneficiada.

Las otras personas fueron enviadas a juicio por diferentes delitos, como fraude, cohecho pasivo, incumplimiento de deberes, asociación ilícita y enriquecimiento ilícito.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: