Ortega promete observación electoral

Luis Almagro, secretario general de la OEA, da a conocer el Memorándum de Entendimiento que confirma el acompañamiento electoral en las elecciones municipales del próximo 5 de noviembre.

Coalición Nacional

Luis Almagro, secretario general de la OEA, firmó con el régimen de Daniel Ortega en febrero del 2017 un Memorándum de Entendimiento para reformas electorales, acuerdo que vence en 2020. LA PRENSA/ ARCHIVO

El gobierno de Daniel Ortega acordó con la Organización de Estados Americanos (OEA) permitir observación electoral con todas las garantías en las municipales de noviembre próximo y trabajar en los próximos tres años “fortaleciendo jurídicamente la aplicación de la norma constitucional sobre transfuguismo político, garantizando la voluntad y los derechos del elector así como del elegido”.

Si bien el gobierno del presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega, logra legitimar la farsa electoral de noviembre pasado, otorga a la OEA facultades para moverse sin restricciones y observar previamente, durante y después de los comicios.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dio a conocer anoche a través de su cuenta de Twitter dos acuerdos. El primero es un Memorándum de Entendimiento en el que se acuerda nombrar un equipo para acompañar a Nicaragua en el fortalecimiento institucional, resaltando lo del tranfuguismo que fue la medida que Ortega les aplicó a los diputados opositores que fueron destituidos.

Lea además: OEA y Gobierno firmarán el memorándum

Este es el documento que habían anunciado el 20 de enero pasado.

El segundo es otro acuerdo entre la OEA y el Consejo Supremo Electoral (CSE) para acompañar las elecciones municipales que aclara “que por el término ‘acompañamiento’ mencionado en el presente acuerdo, se entiende ‘Observación Electoral’ conforme a lo previsto en el ordenamiento jurídico de la OEA, incluyendo a la Carta Democrática Interamericana”.

“El CSE garantizará a la misión el pleno acceso a los órganos electorales descentralizados, así como aquellos que tienen a su cargo las actividades de votación, escrutinio y totalización de votos. El CSE facilitará a la misión copias de los resultados que consten en las actas de escrutinio de aquellas Juntas Receptoras de Votos (JRV) donde no estén presentes los miembros de la misión durante el proceso de escrutinio de votos de las elecciones municipales”, reza uno de los puntos del acuerdo firmado por Almagro y el presidente del CSE, Roberto Rivas, señalado de perpetrar fraudes a favor del FSLN desde las municipales de 2008.

Acceso a transmisión de datos

Rivas se compromete ante la OEA a brindarle información relativa a los padrones electorales y a los datos contenidos sobre los padrones en los sistemas automatizados del CSE, así como proveer información sobre el sistema de cómputos para el día de las elecciones y “ofrecerá demostraciones de sus operaciones”.

El exembajador de Nicaragua en Alemania, José Dávila, opinó que no hay nada de novedoso en el Memorándum, porque no establece ningún compromiso que revierta la dictadura de Ortega y su esposa, Rosario Murillo.

Lea además: A la espera del memorándum de la OEA

“No marca ningún golpe de timón ni señala pasos concretos para pasar de una dictadura a una democracia”, dijo Dávila.

Dávila refiere que “Nicaragua está sumida en una profunda crisis política, como el mismo general en retiro Humberto Ortega lo ha señalado”, y considera que lo peor será que se aproxime “una crisis económica en los próximos años inmediatos por distintos e inminentes factores nacionales e internacionales”.

La organización política opositora Frente Amplio por la Democracia (FAD) manifestó a través de un comunicado que los acuerdos suscritos entre el Gobierno y la OEA no representan al pueblo nicaragüense ni a todas las organizaciones civiles, políticas, religiosas que han demandado cambios profundos en el sistema electoral.

El FAD insistió en demandar a Almagro la publicación del informe sobre los procesos electorales de Nicaragua, que originaron las conversaciones de la OEA con el Gobierno el 15 de octubre del año pasado.

“La conformación de una misión de acompañamiento de la OEA, no cambia estas condiciones. Los nicaragüenses aún esperamos que el secretario general de la OEA presente públicamente el informe de la OEA sobre la situación electoral de Nicaragua”, manifestó el FAD en un comunicado.

Lea también: Ortega le saca tres años a OEA

El ex vicecanciller José Pallais consideró que los acuerdos de “acompañamiento electoral” entre la OEA y el CSE son iguales a los que se firmaron en elecciones pasadas, que no han garantizado elecciones libres y justas.

“Las observaciones en el pasado únicamente han servido para tomar una foto de la realidad dolorosa de la falta de democracia”, dijo Pallais.

Lea aquí el documento de los Privilegios de acompañantes

Pallais consideró que Ortega salió ganando con estos acuerdos desde el punto de vista de que no se van a recuperar los procesos electorales verdaderamente democráticos en el país, pero a nivel internacional, Pallais opinó que la imagen del gobierno de Ortega se sigue deteriorando.

Pallais critica que los acuerdos no abordan la falta de garantías del sistema electoral, para que el voto de los nicaragüenses sea realmente respetado, ni tampoco todas las violaciones y fraudes que se han experimentado en los pasados procesos electorales.

Nicas no observarán

En el acuerdo entre la OEA y el CSE se precisa que ningún observador dentro del equipo de la OEA será de nacionalidad nicaragüense o diplomático acreditado en el país. En los documentos no se precisa si el gobierno de Daniel Ortega permitirá la observación de organismos nacionales o si invitará a otros organismos internacionales de observación como la Unión Europea o el Centro Carter.

Puede leer: A la espera del memorándum de la OEA

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: