Cirugía de labio y paladar hendido le cambió la vida

La nutricionista de Aproquen, Anadela Morales, explicó que las operaciones de labio y paladar hendido van más allá de la parte estética, ya que un niño con este tipo de malformación congénita no puede alimentarse bien

Michelle Hernandez es una de los 30 niños con labio y paladar hendido que serán operados por médicos de Aproquen.LAPRENSA/J.FLORES

El día que la pequeña Michelle Hernández nació, su madre Ruth Portillo, supo que cuidarla no sería tarea fácil. Meses atrás los médicos le habían revelado que la bebé tenía una malformación congénita; sin embargo, al momento del parto Portillo recibió con mucha alegría a la menor de sus nueve hijos.

“El ginecólogo me dijo que para eso había reparación, que la niña iba a estar bien”, recuerda Portillo. En seguida buscó asesoría de las enfermeras del hospital San José de Diriamba –donde dio a luz– y una de ellas la remitió a la Asociación de Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen) en Managua.

Fue así como a los 27 días de nacida, la pequeña Michelle fue llevada por su madre a su primera consulta en Aproquen. La bebé fue diagnosticada con labio y paladar hendido, por lo que era necesario operarla para corregir la malformación.

Lea además: Jornada quirúrgica para corregir labio y paladar hendido

“Me dijeron que yo tenía que poner de mi parte para que mi niña estuviera sana, para hacerle la primera operación cuando cumpliera los cuatro meses”, recuerda Portillo. Esos fueron los cuatro meses más difíciles, porque la malformación en el labio y el paladar de la pequeña Michelle impedían que la bebé pudiera ser amamantada .

“Teníamos que darle su lechita con jeringas, entonces mi esposo y yo nos enfrascamos mucho en ella, cada media hora le dábamos con jeringa de tomar. Él hacía la lechita, la echábamos en jeringa y se la dábamos”, explica Portillo.

Luego de cerrar el labio de Michelle. Al año y tres meses le realizaron una segunda cirugía para cerrar el paladar, el martes se le realizó una tercera operación y pronto esta pequeña podrá comer sin mayores complicaciones.

Cirugía no es sólo estética

Para la nutricionista de Aproquen, Anadela Morales, las operaciones de labio y paladar hendido van más allá de la parte estética, ya que un niño con este tipo de malformación congénita no puede alimentarse bien y por ende pueden sufrir desnutrición.

“Lo que pasa es que estos niños tienen problemas con la succión y además de eso tienen demasiados colicos, porque como ellos tienen abierta la boquita mucho tiempo, tragan muchos gases, esto hace que la leche les causa diarrea, tengan muchos cólicos, o bien que tengan trastornos gastrointestinales”, explica Morales.Además, la cirugía ayuda a mejorar la autoestima del paciente ya que los ayuda a mejorar el habla.

Lea además: Aproquen firmó convenio con fundación de Taiwán

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: