Joven lanzada a una hoguera estuvo atada y en ayuno durante seis días

Durante casi una semana Vilma Trujillo García fue sometida a un verdadero suplicio por el grupo que practicó el supuesto ritual de “purificación”

El cuerpo de Vilma Trujillo García fue entregado el martes en el Instituto de Medicina Legal a su esposo Reynaldo Peralta. LA PRENSA/W. NARVÁEZ

Durante seis días Vilma Trujillo García fue sometida a un verdadero suplicio por el grupo que practicó el supuesto ritual de “purificación” bajo la dirección de Juan Gregorio Rocha Romero, de 23 años: permaneció atada de pies y manos y sometida a ayuno y oración.

Y al sexto día el grupo ejecutó de forma literal lo que una de sus miembros conoció a través de una supuesta “revelación”, según el pastor Sabas Calderón: que el cuerpo de Trujillo “pasara por el fuego de prueba y se purificara su alma”.

El grupo lo interpretó como encender una hoguera y lanzar a la muchacha sobre las lenguas de fuego.

“Bueno, la revelación que Dios nos da es que hay que encender un fuego y pasarla por la hoguera, porque el espíritu de sanidad está en el fuego”, habría dicho una de las participantes, refirió Calderón, quien indagó lo ocurrido.

Lea además: Pastor: “Estaba endemoniada y cayó en el fuego”

Y de acuerdo con lo expresado por la vocera de la Policía, comisionada mayor Vilma Rosa González, quien expresó lo anterior fue la diaconisa Eneyda del Socorro Orozco Téllez.

Calderón explica que efectivamente las visiones se dan, pero el problema fue que lo hicieron de forma literal y es así como decidieron lanzar a la víctima a la hoguera. “Pero no todos participaron porque unos se quedaron orando adentro, otros se salieron supuestamente a orar para que el espíritu saliera del fuego y se metiera en ella, pero al no salir el espíritu del fuego entonces la metieron a ella en el fuego”, dijo Calderón.

La jefa policial indicó que desde el 15 de febrero, cuando la víctima fue trasladada por el pastor Juan Gregorio Rocha Romero a la iglesia Visión Celestial, de las Asambleas de Dios, para realizar una oración de sanación, ella permaneció atada de pies y manos.

El martes fueron presentados por la Policía en Managua Juan Gregorio Rocha Romero, Eneyda del socorro Orozco Téllez, Tomasa Rocha Romero, Franklin Jarquín Hernández y Pedro José Rocha Romero.

Lea más en: Violencia de género impacta presupuestos nacionales, dice ONU Mujeres

La vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, tras deplorar el hecho aseguró que “la Fiscalía está acusando de asesinato a varias personas que serán presentadas ante las autoridades pertinentes”.

Calderón reconoció que los participantes en ese ritual pertenecen a esa denominación. “Sí, ellos pertenecen a la misión, porque la misión aquí tiene cobertura casi por todas las comunidades”, manifestó Calderón, quien calificó como espantoso lo que están viviendo en el municipio y anunció que adoptarán medidas para evitar otras situaciones similares.

Obispo Silvio Báez lamenta muerte

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, escribió en su cuenta de Twitter @silviojbaez: “Siento mucho la muerte de Vilma Trujillo a causa del fanatismo y la ignorancia religiosa. ¡No se puede destruir una vida en nombre de Dios!”.

“La religión auténtica, en la que se adora al Dios verdadero, no anula la razón ni atenta contra la vida humana”, expresa en otro mensaje de su cuenta el obispo Báez.

“Eso no es bíblico”, dice pastor Rafael Arista

Por su parte, los pastores de las Asambleas de Dios Rafael Arista y Augusto César Marenco, rechazaron ese acto por ser antibíblico y condenado por la Palabra de Dios, y a la vez instaron a las autoridades a que procedan de acuerdo con la ley.

El reverendo Arista, presidente de las Asambleas de Dios, aclaró que Juan Gregorio Rocha Romero no es pastor de esta institución, pero sí reconoció que es un laico que tenía ocho meses de ser miembro de la congregación que preside.

“Quemar a una persona en nombre de la fe eso no es bíblico, es una barbaridad: nosotros rechazamos ese acto y serán las autoridades competentes quienes deberán aplicar la justicia en ese acto inhumano que como Asambleas de Dios rechazamos”, señaló Arista.

En tanto, Marenco explicó que la acción en que falleció Trujillo “es condenable desde cualquier punto de vista”.

“Es un acto criminal porque esa persona murió producto de quemaduras, ese no es acto de fe; sí es un acto de barbarie y las autoridades deben ir a fondo con estas personas para que determinen qué tipo de sanción deben recibir; pero como pastor y como ser humano yo condeno ese acto”, expresó Marenco.

 

Exigimos que se le aplique todo el peso de la ley, una pena máxima ante un crimen atroz. Este tipo no merece ser llamado pastor”.
Herenia Amaya Parrales, miembro de la Iniciativa Defensora de los Derechos Humanos de Mujeres.

Condena crimen

Durante una conferencia, en la que las organizaciones de mujeres anunciaron las actividades para el 8 de marzo, condenaron a quienes quemaron a Vilma Trujillo.
Fátima Millón, de la Red de Mujeres contra la Violencia, expresó que ellas lo contabilizan como femicidio, porque “todo acto de violencia contra la mujer que termina en una acción de muerte por razones de odio, misoginia, es un acto de femicidio; así lo dice originalmente la ley en su artículo 9 en 11 numerales”.

Mirna Blandón, del Movimiento Feminista de Nicaragua, afirmó que fue evidente la misoginia, la crueldad y tortura a la que fue sometida la víctima en un caso en que hubo “abuso de poder”, dado que de por medio hay un líder y que en este caso es religioso.

Lea también: Víctimas de violencia en la indefensión

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: