Seguros más caros: esto debés hacer

Este jueves te explico los aspectos que debés tomar en cuenta a la hora de renovar tu seguro para que no vayás a pagar de más, pero que tampoco te veás afectado con un seguro que no cubra tus necesidades reales.

los centavos

Gisella Canales Ewest.

A partir de este año dos de las cinco aseguradoras que operan en el país (Assa y Mapfre) incrementaron las primas de los seguros para vehículos de ciertas marcas. Este jueves te explico los aspectos que debés tomar en cuenta a la hora de renovar tu seguro para que no vayás a pagar de más, pero que tampoco te veás afectado con un seguro que no cubra tus necesidades reales.

Las marcas a las que están aumentando los precios de los seguros son: Hyundai, Mitsubishi y Honda, por tanto, si tu vehículo es de alguna de ellas debés prestar especial atención a estos detalles de cara a la renovación de tu póliza.

Inicialmente se difundió que los únicos vehículos afectados por estos incrementos eran los compactos, pero los tipo sedán de esas marcas también.

Además de los incrementos en las primas, hubo una modificación en el deducible mínimo a pagar y en el coaseguro. Recordá que el deducible es la cantidad mínima que vas a pagar como contraparte ante un siniestro y el coaseguro es el porcentaje que asumirás en caso de que la reparación o reposición sea mayor: se aplica al monto total de los gastos cubiertos por la aseguradora.

Ejemplo: si tuviste un incidente que dejó a tu vehículo un daño muy leve y su reparación no fuera muy costosa, digamos unos 400 dólares; para usar el seguro tendrías que aportar obligatoriamente el monto pactado como deducible. En cambio, si el daño es mayor, digamos 1,500 dólares, deberás asumir una proporción del costo total de la reparación, llamado coaseguro.

Antes todas las compañías exigían como deducible mínimo 100 dólares  y el porcentaje de coaseguro era 20 por ciento de los gastos. Ahora el deducible en dos de las cinco aseguradoras se elevó a 250 dólares y el coaseguro se elevó al 30 por ciento.

¿Por qué ocurre esto? Es la respuesta que da el mercado de seguros ante el fuerte incremento en los accidentes de tránsito, que atribuyen principalmente al número creciente de personas inexpertas al volante. Asimismo, los incrementos de los seguros están yendo de la mano con un incremento en los talleres  y repuestos.

Ojo: todos los seguros exigen el pago de un coaseguro, excepto el seguro de vivienda en casos de incendio, rayo y explosiones. Todos los demás piden una contrapartida del asegurado, incluyendo los populares seguros de vehículos de cobertura total o full cover. A continuación las recomendaciones a tomar en cuenta a la hora de renovar tu seguro.

Cotizar. Ante el incremento en las pólizas para ciertos vehículos y en ciertas aseguradoras lo mejor es que te tomés el tiempo para cotizar con calma lo que te ofrezcan todas las opciones. Por tanto, si vas a renovar tu seguro de vehículo –y sobre todo si está prendado en garantía– hacé este procedimiento con anticipación para que podás revisar con calma los números y tengás suficiente tiempo para hacer los cambios en las cesiones de derecho a favor del banco.

Tip: aunque el seguro te lo hayan dado “gratis” el primer año y el banco decidiera la aseguradora, es tu derecho cambiar a la compañía que más te convenga. El banco no puede obligarte a contraer un seguro determinado.

Atención al monto asegurado. A la hora de abaratar el precio de un seguro, los gestores podrían recortar en dos áreas: el monto total asegurado y/o  la cantidad para daños a terceros.

En la primera debés garantizar que, en caso de una pérdida total, el monto te permita cubrir la deuda que tengás con el banco y recuperar otra parte. Recordá que sobre esa cantidad aplicarán el coaseguro, así que el monto a entregarte será menor. Por tanto, si te proponen reducir la cantidad a asegurar para que la póliza te salga “más barata”, realmente podría ser más caro si provocaras una colisión (un riesgo siempre presente).

Respecto a los daños a terceros, la Policía Nacional exige un mínimo de 2,500 dólares, pero con los incrementos en repuestos y precios de la mano de obra en talleres, esa cantidad podría quedarse pequeña. Lo recomendable es al menos 5,000 dólares para esa área. Cuidado con reducir esa cifra.

Atención a los talleres. Al momento de un choque se recurre en primera instancia a reparar el vehículo en el taller del concesionario por temor a perder la garantía (si es un auto nuevo), pero debo aclararte que si los daños son solamente de carrocería podés llevarlo a otro taller autorizado por la aseguradora y no tendrás inconvenientes con la garantía (y te ahorrarás buena cantidad de dinero). A menos que el daño haya tocado el motor, tenés esta opción.

Lea también: ¿Necesitás dinero? Hay una “guaca” a tu alrededor (y no la ves)

(*) Autora del blog de finanzas personales Dele Peso a sus Pesos.
gisella@delepesoasuspesos.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: