Carlos Manuel Téllez, un maestro por vocación y novelista por pasión

Carlos Manuel Téllez recrea el mundo de su escritura, sus gustos, retos y manera de vivir entre la escritura y la enseñanza como profesor en la Unica

El escritor y maestro Carlos Manuel Téllez.  LAPRENSA/ROBERTO FONSECA

El escritor y maestro Carlos Manuel Téllez.  LAPRENSA/ROBERTO FONSECA

Como un narrador por pasión, un poeta frustrado, un promotor de la literatura y un maestro por vocación se define el novelista Carlos Manuel Téllez.

Autor de la novela Hay una serpiente en mi boca, aparecida en el 2013 y publicada por el Centro Nicaragüense de Escritores.

Para este año, reveló Téllez, sus metas son publicar su libro de cuentos, El agujero más largo del mundo, y concluir las últimas páginas de su novela Malumbre.

Su personaje ficcionado también se llama Malumbre, añade el escritor. Este hombre nunca se había enamorado, conoció a una mujer casada y enloqueció, al no ser correspondido decide matar al esposo y los sicarios que lo acompañan.

“El escribir es mi vida como lo es mi carrera”, confiesa Téllez, quien actualmente es maestro de comunicación y conducta humana, y promotor de literatura nicaragüense en la Universidad Católica Redemptoris Mater (Unica).

Carlos Manuel Téllez, actualmente es docente y promotor de literatura nicaragüense en la Universidad Católica Redemptoris Mater. LAPRENSA/ROBERTO FONSECA
Carlos Manuel Téllez, actualmente es docente y promotor de literatura nicaragüense en la Universidad Católica Redemptoris Mater. LAPRENSA/ROBERTO FONSECA

II Coloquio de literatura

Este año, Téllez también tiene en su agenda realizar el II Coloquio de Literatura con escritores invitados de León y Managua.

Téllez cuenta con estudios de Literatura en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (en León) y una maestría en educación.

Se inició como docente a la edad de 18 años, durante casi dos décadas ha impartido clases en primaria, secundaria y universidad.

Su novela Hay una serpiente en mi boca se encuentra en las librerías de Literato y el Centro Nicaragüense de Escritores, explicó el escritor.

10 aspectos sobre  vida y literatura

1. Escritura

Es la forma que todos podemos utilizar para expresar lo que queramos. En mi caso poder decir muchas cosas que el sistema me lo prohíbe o que la familia me lo reprime.

2- Escritores

Me gusta Franz Kafka, lo leo y releo, y recomiendo a los muchachos las novelas La Metamorfosis, El Proceso, esta última la leí cuando tenía 22 años y tuve miedo.

3- Docencia

Es mi vocación y nací para esto.

4- El futuro

Nicaragua saldrá adelante del atraso con la educación virtual, estoy creyendo en ella, en mi caso he recibido cursos en la Universidad Católica y Universidad Centroamericana.

5- Familia

Estoy enamorado de mi esposa Mary. También adoro a mi hija Dulce María, de 6 años, le escribí el cuento infantil Mi papá es un payaso que se publicó en el diario Hoy.

6- Valores humanos

Creo en la amistad, sinceridad y honestidad, y soy de la idea que se deben reforzar en la comunidad estudiantil.

7- Preocupación social

Me afecta ver los buses atiborrados de personas, y el maltrato de los choferes. Soy de León, pero aquí en Managua me preocupa quien me sigue y tengo temor de ser asaltado o golpeado.

8- Muerte

Empecé a temerle a partir de que mi hija nació, así que no me quiero morir hasta que ella esté grande.

9- Fe

Soy católico y creo en Dios.

10- Patria

Soy nicaragüense y me gusta mucho nuestra forma de hablar, el voceo y eso que he salido a otros países.

Caminos

“No me meto con la poesía”, confiesa el novelista Carlos Manuel Téllez. Al respecto dice que en su próxima novela Malumbre cuenta que a sus 6 años pasó a declamar un poema pero que se le olvidó la letra.

Asimismo dice que en sus años de juventud le dio por escribir poemas románticos y que abandonó su escritura después de ver la película El cartero, en ella el poeta Pablo Neruda dice que en la poesía también sirve levantar tu voz de protesta, señala Téllez.

Su incursión al teatro como actor improvisado también fue un fiasco. Recordó que tuvo una pésima actuación en el monólogo Yo Rubén Darío, dirigido por el español José Manuel Plaza.

En esta pieza interpretó a un Darío agónico, doliente y apesadumbrado. Su otro intento frustrado fue con la obra de un Rubén Darío apasionado.

También puede leer: “Somos islas”

Entrevista con Carlos Manuel Téllez

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: