Zona de Strikes: Javier Robles en plena evolución

Luego de correr con electricidad, batear como enfurecido, atrapar elevados con maestría y fusilar corredores con admirable regularidad, Javier Robles estima que aún tiene más en su arsenal.

Luego de correr con electricidad, batear como enfurecido, atrapar elevados con maestría y fusilar corredores con admirable regularidad, Javier Robles estima que aún tiene más en su arsenal y ha dedicado tiempo para afinar su talento y pulir sus habilidades.

Después de debutar con violencia en el 2012 (.293) y mostrar cierto equilibrio en el 2014 (.284), su voltaje disminuyó en el 2015 (.265), pero eso fue como el impulso que necesitaba para lograr un desempeño de ribetes históricos en el 2016, año en el que causó asombro.

El año pasado, Robles se elevó a .374, pero el average fue decorado con 153 hits, que constituyen una marca nacional y con 100 anotadas, cifra con la que se unió a Arnol Rizo (110 en 2014) y Julio Medina (103 en 1993) como los únicos en pisar tantas veces el homeplate.

“Mi meta es llegar a 160 hits”, dijo Robles hace unos días sin alarde en su voz. “Me he entrenado duro y pasé dos meses en el gimnasio para fortalecerme”, agregó el cañonero de Esquipulas, donde además toca la batería en su iglesia cristiana evangélica.

Sus pretensiones parecen razonables si consideramos que el año pasado se perdió 13 juegos por lesiones. Aun así, llegó a 153 hits, registro reconocido por la Feniba como una marca nacional. David Green disparó 156 en 1978, pero incluyendo playoffs.

Robles no lo dijo, pero quizá ha pensado que con 160 hits, no habrá espacio para discusiones respecto a cuál es el verdadero registro. El suyo es legítimo, pero la propia Feniba había reconocido antes la marca de Green.

Quizá lo más llamativo de Robles es que su evolución como jugador ha sido global. Ha mejorado su capacidad para hacer contacto con la bola. Sus conexiones son más fuertes, mientras combina agresividad con paciencia para atacar o esperar cuando el caso lo amerita.

Pero además, Robles es un estupendo guante y su brazo es de los más respetables del país. De modo que su juego muestra cada vez menos fisuras, mientras enseña a diario motivos para aplaudirlo.

Sigue a Edgard Rodríguez por Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: