«Perdóname padre porque he pecado”

Comí pastel, y ¿saben qué ocurrió? Nada, absolutamente nada. Estuvieron deliciosos y como casi nunca los como, mi mundo no se vino abajo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: