Matan a hijo del rearmado Santiago Palacios en Ayapal

Según fuentes el hecho ocurrió en una ferretería, donde algunos soldados del Ejército fueron al establecimiento gritándole a Saúl Palacios que “se rindiera y entregara". Hay otro muerto, aún no identificado

Ayapal, Ejército, rearmados

LA PRENSA/Cortesía

Dos hombres murieron, entre ellos Saúl Palacios Navarrete, hijo del rearmado Santiago Palacios,  y tres soldados del Ejército resultaron gravemente heridos a eso de las 6:25 a.m. de este martes en un intercambio de disparos en el poblado de Ayapal, 40 kilómetros al norte de San José de Bocay, departamento de Jinotega.

Según el coronel Manuel Guevara, vocero del Ejército, los militares realizaban labores ordinarias como parte del plan de seguridad en el campo cuando recibieron informaciones de productores de la zona que les advirtieron que supuestamente serían objeto de robo de dinero.

Guevara aseguró que se trataba de un un grupo de entre cuatro a seis desconocidos que se desplazaban en los alrededores del poblado y que portaban armas de fuego, quienes al ser requeridos por los miembros de la patrulla, les realizaron disparos. Los soldados respondieron haciendo uso de armas reglamentarias.

Los heridos son: el teniente Carlos Mendiola y los soldados Jhony Téllez y Arnulfo López y el civil Santos Centeno, quienes dijo el funcionario militar fueron transportado en helicópteros a Managua.

Guevara dijo no tener la identidad de los fallecidos, pero fuentes de la localidad aseguran que se trata del hijo de Santiago Palacios, quien es señalado de encabezar una agrupación que el Ejército y la Policía califican como delincuencial, y es el mismo que hace un año mantenía en zozobra varias comunidades de San José de Bocay, sobre todo de Ayapal y que impedía a los maestros impartir clases.

El otro fallecido es un ciudadano no identificado tampoco por las autoridades pero en la localidad dicen que responde al nombre de Bismarck.

El vocero del Ejército aseguró que tropas ubicadas en el sector le dan seguimiento «a los elementos delincuenciales que se dieron a la fuga» y que se dedican al cultivo y tráfico de marihuana así como al robo.

Le puede interesar: Lo que pasa del otro lado del río Bocay

Que «se rindiera o se entregara»

De acuerdo con la versión de un lugareño, Palacios Navarrete llegó al caserío de Ayapal y entró a una ferretería donde pretendía comprar. Sin embargo, el Ejército tiene una base en ese poblado y algunos soldados fueron al establecimiento gritándole a Palacios que “se rindiera y entregara”.

Una fuente en Ayapal, relató que un empleado de la ferretería, identificado como Bismarck,  asustado, habría solicitado a Palacios Navarrete que se saliera del negocio porque “no quería problemas”. “Entonces el hijo de Santiago ahí no más sacó una pistola y le pegó un balazo en la cabeza al ferretero… él (Palacios) se hizo a correr y lo balearon (los militares), le pegaron varios disparos de AK y pistola”, relató la fuente, indicando que desconoce si algún militar fue herido en el incidente, como sí lo afirmó otra persona.

Lea además: Armados siembran terror en Ayapal 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: