Contaminan el lago Cocibolca y el turismo

Ofertar Granada como un destino de sol y playa es una limitante para los prestadores de servicios turísticos ante la alarmante contaminación del lago Cocibolca

lago Cocibolca, Granada

Aguas grises de la ciudad de Granada son lanzadas directamente a cauces y arroyos que desembocan en el lago Cocibolca. LA PRENSA/LUCÍA NAVAS

Ofertar Granada como un destino de sol y playa es una limitante para los prestadores de servicios turísticos ante la alarmante contaminación del lago Cocibolca.

Este problema se ha planteado en las diferentes mesas de trabajo; sin embargo lamentan que hasta ahora las autoridades competentes no han dado una solución urgente al caso.

Las aguas grises continúan llegando a las costas, al igual que la basura, plástico, tela, neumáticos, entre otros.

Lea además: Aguas negras al Cocibolca

Bosco Garay, presidente de Cantur, dijo al ser consultado: “Me da vergüenza hablar del tema con los turistas que me preguntan sobre la contaminación del lago, no sé cómo abordar el tema”.

Explicó que las Cámaras de Turismo en general han llevado el problema a las diferentes mesas de trabajo, pero asegura que nadie da una respuesta.

¿Y el alcantarillado?

Dijo que el proyecto de alcantarillado sanitario que se ejecuta en la ciudad desde hace dos años, financiado por Alemania, trajo una esperanza, de que se acabaran las corrientes de agua sucia en los arroyos que llegan hasta el lago. Indicó que hasta ahora la población desconoce cómo va dicho proyecto.

Garay agregó que la contaminación es diaria y es una responsabilidad, tanto del sector industrial, como de la ciudadanía.

“Los turistas preguntan por los malos olores en las calles, manjoles y cauces, pero ¿qué podemos decirles?”, sostuvo.

Indicó que incluso el grado de contaminación es tal que está afectando la flora y la fauna del lago. “En el mercado ya no vemos el guapote, u otras especies propias del lago, porque ya se han ido extinguiendo”, dijo Garay.

Bolsas plásticas

El abogado Berrnis Cunningham, del centro nicaragüense de conservación ambiental, señaló que han tomado iniciativas para llevar ante el Concejo Municipal varias peticiones parar que sean aprobados como una ordenanza municipal para regular el uso de las bolsas plásticas de gabacha, en el municipio.

En el mercado, tiendas, supermercados y otros establecimientos el uso de bolsas plásticas es alarmante, dijo el joven.

“Queremos aprobar un tributo municipal por la distribución de estas bolsas”, dijo.

Comentó que la Alcaldía limpia la ciudad, pero sería justo que el que la ensucie pague, porque toda esa basura llega hasta el lago.

Señaló que en estos días inician la campaña educativa, para el uso de bolsas plásticas, en la comunidad. Anunció que una semana antes de Semana Santa, en la propia Semana Mayor y después de esta, estarán en las calles, hablando con la gente para que disminuya el uso de bolsas.

Juan Bosco Tórrez, estudiante de Derecho, hizo un estudio junto con su grupo sobre la contaminación del lago y encontraron que aunque se limpien las costas, la alarmante cantidad de aguas grises que desembocan en el lago se da a través de tres arroyos.

  8,264
kilómetros de extensión tiene el lago Cocibolca y bordea los departamentos de Rivas, Granada, Río San Juan, Chontales y Boaco, ciudades desde las que se descargan aguas grises sin control.

“Descuido”de alcaldías

A pesar de que se han hecho esfuerzos para que menos aguas residuales desemboquen en el Gran Lago de Nicaragua, estas siguen corriendo a vista y paciencia de todos, hecho que también es percibido por los turistas que visitan Granada, expresó el ambientalista Jaime Incer Barquero. Desde la perspectiva de Incer, “ha habido un descuido de todas las municipalidades por atender el problema, y que la gente sigue bañándose en esas aguas que están contaminadas”; sin embargo, de acuerdo con el último estudio realizado por el Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA) en el lago Cocibolca se encontró lo contrario en siete sitios de investigación donde las aguas cumplían estándares mínimos de salubridad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: