Un “Pequeño Picasso” afgano vive en un campamento de refugiados en Serbia

Farhad Nouri, un niño de 10 años, ha hecho dibujos de la canciller alemana Angela Merkel, de la actriz Angelina Jolie, de Salvador Dalí y del tenista serbio Novak Djokovic.

Picasso, Serbia

LA PRENSA/AP

A Farhad Nouri se le conoce como el “Pequeño Picasso” en este campamento de refugiados. Este niño afgano de 10 años, que está varado en Serbia con sus padres y dos hermanos menores, se ganó ese apodo por dos razones: sabe dibujar y venera a Pablo Picasso.

“Un día haré un dibujo de Picasso también”, asegura Nouri con una amplia sonrisa. Por ahora, Nouri ha hecho dibujos de la canciller alemana Angela Merkel, de la actriz Angelina Jolie, de Salvador Dalí y del tenista serbio Novak Djokovic, entre otros. Su talento lo ha convertido en una celebridad local.

Lea además: Gobierno eleva seguridad en Afganistán tras últimos atentados

Hace poco conoció al actor estadounidense Mady Patinkin, quien trabaja con refugiados para el International Rescue Committee y ha exhortado al presidente estadounidense Donald Trump a que sea más comprensivo con los desplazados de zonas en conflicto.

A Nouri le gusta hacer retratos de sus parientes y de sus amigos, dibujar castillos, la naturaleza y cualquier cosa que le venga en mente.

La pintura, dice, lo ha ayudado a sobrevivir las penurias vividas al escapar de su país.“Pasamos por Turquía, por Grecia”, cuenta el muchacho. “Aquí en el campamento me gusta pintar, me gusta expresar mis sentimientos y dibujar caras”.

Pablo Picasso
El pequeño Farhad Nouri trabaja en su dibujo del pintor español Salvador Dalí. LA PRENSA/AP

Su familia

La familia de Nouri es parte de varios miles de migrantes que están varados en Serbia, tratando de llegar a Europa occidental en momentos en que los países restringen mucho el ingreso de migrantes y aumenta el rechazo a la inmigración. La semana pasada, la vecina Hungría endureció los requisitos del asilo, disponiendo incluso que los migrantes sean alojados en contenedores de carga en la frontera.

Le puede interesar: Caos se vive en la frontera de Grecia por migrantes y refugiados atrapados

Nouri dijo que a su familia le gustaría ir a Suiza o a Estados Unidos. A medida que pasa el tiempo, se va olvidando de su vida en Afganistán, cuenta el niño. “Me acuerdo de la puerta cuando nos íbamos, me acuerdo de ese día”, señala. “Si me concentro mucho, recuerdo algunas cosas”.

La casa temporal de los Nouri en Serbia, donde la familia ha solicitado asilo, es un cuarto estrecho y húmedo con catres, un armario y una pequeña mesa. Es un edificio que alguna vez alojó a trabajadores y que sirvió como centro para refugiados durante las guerras de la antigua Yugoslavia en la década del 90.

“Aprendo solo”

Nouri dijo que juega con otros niños refugiados y asiste a clases de serbio. Generalmente dibuja de noche, en su cama, cuando no hay bulla afuera. “Aprendo solo. A veces veo videos en YouTube y aprendo”, indicó.

Nouri espera que su familia pueda iniciar una nueva vida en Suiza. Sueña con ser algún día pintor y fotógrafo. También quiere tocar guitarra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: