Precariedad laboral: peor que el desempleo

Un nuevo estudio de la Plataforma Nacional Juvenil muestra que el desempleo juvenil no es la principal amenaza que ronda la estabilidad de más de 1.17 millones de jóvenes en Nicaragua en edad para trabajar, sino la informalidad y la precariedad.

Un nuevo estudio de la Plataforma Nacional Juvenil (PNJ) muestra que el desempleo juvenil no es la principal amenaza que ronda la estabilidad de más de 1.17 millones de jóvenes en Nicaragua en edad para trabajar, sino que es la informalidad y la precariedad de empleos que absorbe esa mano de obra.

El estudio refleja que de los 1.84 millones de jóvenes que hasta 2015 se proyectaba tenían entre 15 y 29 años, el 63.8 por ciento que forma parte de la Población Económicamente Activa (PEA) labora en su mayoría en el mercado informal, indica la PNJ en el informe Diagnóstico del desempeño del eje estratégico 3 del Plan Nacional de Empleo y Trabajo Digno y Decente para las juventudes.

Alexa Zamora, coordinadora nacional de la PNJ, explica que los inconvenientes van en dos vías. “Primero porque los jóvenes no están empoderados en el conocimiento de sus derechos y no saben exigir lo que corresponde”, manifestó Zamora.

Le puede interesar: La dura realidad tras la búsqueda de un empleo en Nicaragua

Y como segundo punto está el hecho de que la apuesta del país se concentra en la cantidad de empleos y no precisamente en calidad. Tal es el caso de las empresas extranjeras que vienen a operar bajo el sistema de zona franca.

“Lo duro es que están desgastando la mano de obra local y no se está generando mayor valor agregado a la industria local porque ese es un sector que regresa a su país. Ni tampoco abona al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) que la economía requiere”, manifestó.

Lo desconocen

Para la realización de ese diagnóstico, Zamora expresó que solicitaron información al Ministerio del Trabajo, Instituto Nicaragüense de Fomento Cooperativo, Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa, y al Ministerio de la Juventud, pero estos no respondieron.

“Pero lo cierto es que estas son instituciones que deben velar por el cumplimiento de los ejes estratégicos de desarrollo nacional y buscar la estabilidad que los jóvenes necesitan en un empleo”, agregó la coordinadora nacional de la PNJ.

Lea también: Jóvenes ávidos de un empleo en Nicaragua

Para Zamora lo importante es que se creen condiciones que cumplan con el pago de todas las prestaciones sociales y un salario que permita disfrutar de una vida saludable.

La ocupación juvenil

Datos de la Encuesta Continua de Hogares del cuarto trimestre de 2012 y con anotaciones del economista Adolfo Acevedo que retoma la Plataforma Nacional Juvenil, muestran que de los 1.23 millones de jóvenes entre 15 y 29 años en ese momento, 440,457 eran empleados u obreros, seguido de 371,897 que trabajaban para la misma familia, pero sin una remuneración económica.

Puedes leer: El calvario juvenil tras un empleo

“Tal y como se puede identificar, el presente no es nada esperanzador para los jóvenes en materia de empleo digno y decente, porque si bien ha disminuido la tasa de desempleo, todavía está pendiente que la ocupación les permita tener una mejor vida”, indica el estudio.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: