Sordos luchan por educación inclusiva

En Nicaragua un grupo de estudiantes sordos se unieron a la campaña mundial Toquemos la Campana, una iniciativa que promueve la educación inclusiva.

educación, educación inclusiva, Nicaragua

Según el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible, la Educación debe ser inclusiva, equitativa y de la calidad para toda la vida. LA PRENSA/ARCHIVO

Superar la barrera de la comunicación es el reto que enfrentan los estudiantes sordos en las diferentes escuelas del país, ya que los maestros no dominan el lenguaje de señas haciendo necesaria la presencia de un intérprete en las aulas de clases.

Pese a esta dificultad, los niños con sordera tienen un desempeño normal en el colegio. Es por ello que este miércoles un grupo de estudiantes sordos se unió a la campaña mundial Toquemos la Campana, una iniciativa que promueve la educación inclusiva.

Lea más en: Un minuto de ruido por educación inclusiva en Nicaragua

“Cada uno (niño con discapacidad) tiene una dificultad diferente. En el caso de los sordos la limitante que tienen solamente es comunicación, sus facultades intelectuales están bien. En la parte del lenguaje, el español, poder escribirlo es un poco difícil para ellos, porque para ellos el español es como un segundo idioma”, explicó el intérprete Yadir Gómez.

Gómez también señaló que en el colegio Tomás Borge, donde él trabaja, algunas veces los intérpretes no pueden estar en todas las clases, entonces los niños sordos tienen que copiar de sus demás compañeros y en algunos casos los maestros han aprendido algunas señas básicas.

“Hay momento en que no estamos (los intérpretes), buscamos las clases donde hay mayor necesidad y tratamos de estar en ellas. En el momento que el intérprete no está hay alumnos monitor que son amigos de los chicos sordos y entonces están a la par de ellos copiando (…), o los profesores escriben porque ellos saben leer”, dijo Gómez.

Uno de los estudiantes sordos que se unió a la campaña de educación inclusiva fue Jairo Ismael Calero, quien dijo: “Es importante que no haya un rechazo sino una comunicación, una amistad con todos nosotros, a veces las clases son difíciles, las Matemáticas, pero en el (colegio) Tomás Borge nos hemos sentido bien”.

Le puede interesar: País en deuda con educación inclusiva

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: