Locura es hacer lo mismo y…

Por ello considero que la sorpresa de la pasada convención de los CxL es que no hubo sorpresa, pues desde hace más de una semana se conocían los resultados tal a como quedaron el pasado 19 de marzo.

La frase completa que da título a este artículo es: “Locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”, y pertenece a  Albert Einstein uno de los más grandes genios de la era moderna. He querido usar esta frase, para referirme a los resultados de la convención del pasado 19 de marzo, realizada por el otrora movimiento Vamos con Eduardo, rebautizado en esta ocasión con el nombre de Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Lo novedoso de este movimiento político al que muy pronto veremos convertido en partido, no es el liderazgo de su dirigencia, sino más bien las circunstancias que han rodeado su nacimiento. No podemos obviar que este grupo político fue uno de los más perjudicados en las elecciones nacionales recién pasadas, pero tampoco podemos olvidar que muy poco hicieron por aportar a los resultados que arrojó dicha elección que los nicaragüenses y el mundo democrático repudiaron calificándola de fraude, tanto por los resultados que se adjudicó el partido de gobierno, como por las asignaciones con que premió a los que lo acompañaron en su remedo de elección.

El que no habían pasado 15 días cuando este mismo grupo convertido en CxL anunciaban su intención de convertirse en partido político, fue una acción que todavía tiene jalándose los pelos a muchos al tratar de comprenderla, ya que se dio en un momento en que la dictadura como nunca antes está siendo cuestionada y obviando el hecho que por primera vez el pueblo dijo no masivamente a dicho fraude, mediante una abstención nunca antes vista en nuestra historia. Abstención que castigó por igual a gobiernistas como a los colaboracionistas que se disfrazaron de opositores.

Pero volviendo a los resultados de la convención de los CxL, estos pasaron recorriendo el territorio nacional todos estos meses conformando directivas, con el propósito de participar en las elecciones municipales del próximo 8 de noviembre, a pesar del retiro de la política anunciado por su líder Eduardo Montealegre.

Por ello considero que la sorpresa de la pasada convención de los CxL es que no hubo sorpresa, pues desde hace más de una semana se conocían los resultados tal a como quedaron el pasado 19 de marzo. Esa demostración de control de la voluntad de su membresía, solo la habíamos visto en el FSLN de Daniel Ortega y en el PLC de Arnoldo Alemán. Por lo que la pregunta obligada es: ¿cómo le hicieron estos señores que acompañaron al retirado líder Eduardo Montealegre por diez años en la Asamblea, en donde acumularon más penas que glorias, para que esas nuevas directivas los nombraran directores nacionales del nuevo partido?

Especial mención merece la elección como presidenta de la secretaria personal y mujer de confianza del líder “retirado”, cualidades que bastaron para convertirla en presidenta de CxL.

Por ello consideré que la frase de Albert Einstein les calzaba como anillo al dedo cuando dijo: locura es esperar resultados diferentes insistiendo en lo mismo, en esta ocasión con los mismos y con el agravante de no contar con la presencia física de su líder. Al menos que en esta ocasión, Albert Einstein y nosotros ignoremos algo sobre los CxL que solo ellos saben. Sin importar que pueda ser, pueden apostar que se sabrá muy pronto y tengo el presentimiento que no nos va a gustar.

El autor es analista político.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: