Minería en Nicaragua crece y aporta poco

Un nuevo estudio muestra que la minería en Nicaragua ha crecido en producción y exportaciones, pero el beneficio que esta deja en el país es inferior a lo que esas empresas perciben.

minería, exportaciones, Nicaragua

La minería en Nicaragua genera unos 5,000 empleos formales. LAPRENSA/ARCHIVO

La minería en Nicaragua ha crecido en producción y exportaciones en los últimos años, pero el beneficio que esta deja en el país es inferior a lo que esas empresas perciben, según un estudio que presenta hoy el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), en conjunto con el Centro Humboldt.

Por cada cien millones de dólares que se exportan de la minería metálica (oro y plata) en el país, solo 17.1 millones de dólares quedan por concepto de salarios e impuestos, muestra el documento La minería industrial en Nicaragua: una mirada desde la óptica fiscal.

Para el investigador del Ieepp, Adelmo Sandino, es necesario que el Estado revise las políticas de promoción para la atracción de inversiones en minería, principalmente porque la relación costo-beneficio deja en desventaja al país.

“Partimos del análisis de tres municipios mineros, y en el que se logra destacar que por tantos beneficios que la industria minera tiene, el bien en la recaudación es menor en esos poblados”, manifestó Sandino.

El investigador hace referencia a municipios como Bonanza, en el Caribe Norte; La Libertad, en Chontales, y Rancho Grande, en Matagalpa, los que han sido tomados como referencia para un mejor análisis.

De acuerdo con el estudio, existen 12 leyes que respaldan la atracción de inversiones en minería y una política fiscal atractiva, razón por la que Sandino sostiene que “los amplios beneficios otorgados a las compañías mineras terminan generando una brecha importante entre la tasa nominal y la tasa efectiva del Impuesto sobre la Renta (IR)”.

Pocos empleos

De acuerdo con Sandino, aunque salarialmente la minería es bien remunerada, son pocos los que gozan de ese beneficio.

Según los datos de empleo formal que registra el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y que publica el Banco Central de Nicaragua, en diciembre de 2016 ese sector empleaba a 5,059 personas, equivalentes a 0.57 por ciento del gran total de la fuerza laboral cotizante, lo que para Sandino la convierte en una especie de industria enclave porque se aísla del resto de industrias.

No están preparados para dejar la minería

Y por las limitantes que la industria minera puede tener en una región, Jurguen Guevara, oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt, explica que es necesario brindarle herramientas a esa población para que se dediquen a otras actividades cuando cierre algún proyecto minero.

Pero lo cierto para Guevara es que los municipios que estudiaron no están preparados para incursionar a otras actividades.

Durante el II Congreso Internacional de Minería en 2016, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social expresó que uno de los principales retos de ese sector es el hecho de no crear una marcada dependencia entre los poblados mineros.

Según el Banco Central de Nicaragua, la explotación de minas y canteras mostró 5.5 por ciento de crecimiento en el acumulado enero a diciembre de 2016. Este indicador incluye minería metálica y no metálica. El incremento es explicado por aumentos en la extracción de oro, hormigón, piedra cantera, yeso, piedra triturada y sal.

41.3

millones de dólares es lo que percibió Nicaragua por las inversiones extranjeras directas del sector minero en el país en 2015, mientras que en Guatemala fueron 58.5 millones de dólares y 37.4 millones de dólares en Honduras, reporta el estudio “La minería industrial en Nicaragua: una mirada desde la óptica fiscal”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: