Urge homologación de mapas de riesgo en la región centroamericana

Para disminuir las pérdidas económicas causadas por desastres naturales se requiere mantener un trabajo constante en materia de riesgo, es por ello, la necesidad de crear mapas homologados con la región centroamericana

riesgo

En el 2016 se registraron 65 eventos de desastres, de orden climático, según el Observatorio Territorial de Riesgos de Desastres en Nicaragua. LAPRENSA/ARCHIVO

Nicaragua empezó a hablar de enfoque de riesgo después de la lección aprendida por el  huracán Mitch, que dejó a un país herido, tanto por la pérdida de vidas humanas  como en su economía. Un total de 1,500 millones de dólares en daños, reportó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe causado por dicho huracán.

Sumado a ese hecho también  se observaba una tendencia creciente de fenómenos naturales que estaban impactando a los países, explicó el facilitador  de la Mesa Nacional para la  Gestión de Riesgo (MNGR), Denis Meléndez, quien considera que el país ha avanzado de forma gradual.

La MNGR sostuvo un encuentro con  académicos e investigadores de países centroamericanos, en su mayoría, con el objetivo de determinar varios desafíos en materia de riesgo; uno de ellos es la  homologación de mapas de riesgo relacionados a cuencas.

Meléndez explicó  que los fenómenos como los huracanes y las tormentas no se sujetan a un solo país, sino que pueden impactar varias naciones, tal como ya ha sucedido.

“Es decir, este tipo de fenómenos no reconoce  (…) la división y las fronteras entre un país y otro. Sencillamente se estaciona, evoluciona, se desarrolla y ocasiona daños”, dijo Meléndez.

Es por tanto que se requiere que los países  tengan métodos en común, que permita hacer un trabajo antes, durante y después de la evolución del fenómeno. “Hay que anticiparse”, dijo el experto.

Esto se puede hacer en su mayoría, en el caso de  fenómenos de origen climático, ya que se puede  prever su trayectoria, y generar  pronósticos, no así, con los de orden geológico, que corresponden a eventos súbitos.

El considerar el enfoque de riesgo en la planificación del desarrollo de un país, no solo asegura la protección a las comunidades, sino una disminución en términos de daños causados por la fuerza de los fenómenos, como lo hizo el legendario Mitch.

Conocimiento más cerca de la gente

Otro de los desafíos que establecieron las organizaciones participantes  es que los mapas que se hagan deben mantener el rigor científico; sin embargo, también deben ser comprensibles para la población.

“De lo que se trata es que se haga vínculo entre los centros de ciencia con la comunidad”, dijo Meléndez.  Otra de las medidas que realizarán es la incorporación de científicos sociales.

Mejor preparada ante temblores

Denis Meléndez, de la MNGR, destacó que el país está más preparado ante fenómenos de orden geológico. Una de las iniciativas es que se ha hecho énfasis en simulacros, a través de los que preparan a la población ante posibles escenarios de ese tipo; sin embargo, para Abdel García, oficial de gestión de riesgo del Centro Humboldt, esas acciones son del momento, y se necesitan acciones más planificadas.

No solo se deberían de enfocar a los sismos, ya que está demostrado que el país está expuesto a múltiples tipos de fenómenos, dijo Garcia.  Solo en el 2016 se registraron 113 eventos de desastres.

20

eventos de desastres se registraron en el 2016, según un reporte del Observatorio territorial de riesgo de desastres. En su mayoría, fueron vientos y lluvias intensas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: