Comidas y bebidas refrescantes para el verano

Las personas obesas, con diabetes e hipertensión arterial u otra enfermedad cardiovascular tienen mayor riesgo de descompensarse en esta época de calor si abusan del consumo de comidas y bebidas

verano, sandía

Debido al calor de estos días se han publicado en distintos medios de comunicación recomendaciones para evitar complicaciones de salud a consecuencia de las altas temperaturas que estamos soportando.

Lo primero es evitar la exposición prolongada a los rayos solares, ubicarse en sitios frescos, si es necesario, protegerse usando sombreros, gorras, sombrilla, ropa fresca, preferiblemente de algodón y por supuesto se requiere cuidar el consumo de alimentos y bebidas, aquí les doy algunas recomendaciones.

La hidratación es fundamental, aumentar la ingesta de agua fría entre 15 y 20 o C tiene efecto termorregulador, disminuye la temperatura corporal y la sudoración. Cuando sentimos algo de sed ya tenemos un dos por ciento de deshidratación, por eso es necesario programar la ingesta de agua, no dejarla simplemente a deseo de consumirla.

Se aconseja un consumo de diario de dos a tres litros, entre ocho y 12 vasos de ocho onzas. No se necesitan bebidas hidratantes conocidas como bebidas para deportistas, lamentablemente se ha popularizado el uso de estas bebidas tanto en niños y adultos, se acostumbran tomar como refrescos y hay que saber que estas bebidas están indicadas solo para después de haber realizado noventa minutos consecutivos de actividad física.

Cuidado con la ingesta de líquidos azucarados, en general no son recomendables, provocan cierto efecto de rebote en el deseo de ingerirlos y puede consumir muchas calorías provenientes de azúcar, calorías vacías. El alto consumo tanto de bebidas para deportistas como jugos y refrescos naturales y artificiales se vuelven un riesgo para la salud porque producen aumento de peso, el azúcar en la sangre y la presión arterial.

Las personas obesas, con diabetes e hipertensión arterial u otra enfermedad cardiovascular tienen mayor riesgo de descompensarse en esta época de calor si abusan del consumo de comidas y bebidas. Las frutas que se cosechan en esta época del año ayudan mucho a la hidratación: sandía, melón, mandarinas, mangos, piña.

La naturaleza es sabia, no es casualidad que se produzcan en época de calor. Consuma frutas en su forma natural, sin sal y sin azúcar añadida. Una opción refrescante y saludable es preparar aguas saborizadas con hierbas frescas y trocitos de frutas o vegetales.

Rodajitas de limón y hierba buena, pepino y jengibre, piña y perejil, sandía y menta, en fin, hay múltiples combinaciones. No se trata de hacer un batido, sencillamente colocar agua con hielo más trocitos de frutas, vegetales y hierbas, no debe triturarlos ni sacarles el jugo.
Le aportaran color, olor, sabor y potasio, vitaminas C y B, según el contenido de los ingredientes que utilice para saborizar.
Una cerveza bien fría puede ser también una bebida refrescante, pero el exceso de estas y otras bebidas alcohólicas provoca entre otros daños, la deshidratación y el incremento de peso que queremos evitar.

Los alimentos también pueden ayudarnos a sentir menos calor, el consumo de ensaladas combinando vegetales, frutas, pastas, pescados y mariscos, ceviches, platos fríos preparados con condimentos naturales, evitando mayonesa, excesos de grasas y condimentos artificiales, produce efecto hidratante y refrescante. Las sopas frías, llamadas gazpacho, son una buena alternativa.

mjgonzalez@clinicavidasaludable.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: