Francisca Ramírez: «Nos enfrentaron como que fuéramos delincuentes»

Líder campesina da por terminada, con un emotivo discurso, la marcha anticanal luego de que unos 600 antimotines impidieron el paso de los camiones con campesinos que se dirigían hacia Juigalpa, donde se realizaría la concentración central.

La marcha anticanal número 87 estaba prevista que se realizara este sábado a partir de las 10:00de la mañana. LA PRENSA/R.FONSECA

Francisca Ramírez, coordinadora del Consejo Nacional para Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, decidió a eso de las 12:45 de la tarde de este sábado terminar con la marcha anticanal, ya que los antimotines no dejaron pasar los camiones con campesinos que se dirigían hacia Juigalpa, Chontales, lugar donde se realizaría la concentración central.

«Hoy es un día de orgullo y de indignación, duele cantar el Himno Nacional de esta manera, pero gracias a todos ustedes que hoy no instaron a la violencia e hicieron lo que dice el Himno: ‘Ya no se tiñe con sangre de hermanos’. Eso es algo que sentimos por nuestros hermanos que hoy nos enfrentaron con armas como si fuéramos unos delincuentes», dijo Ramírez.

Entre lágrimas y el rostro quemado por el inclemente sol, la líder del movimiento anticanal comentó que solamente «somos unos tristes campesinos que estamos pidiendo justicia, que se nos escuche y se derogue la Ley 840, para así poder seguir labrando nuestra tierra».

Le puede interesar: Antimotines impiden avanzar hacia Juigalpa a Francisca Ramírez y líderes opositoras

Frente a las miradas de los campesinos y de fondo la de los antimotines armados, Ramírez expresó: «Lloro por indignación, pero nuestra lucha sigue, apenas comienza. ¿Por qué este gobierno nos trata así? Si sólo somos unos simples campesinos que defendemos nuestra tierra, y no vamos a permitir que el gobierno y un extranjero se las roben».

Bloquean a unos y escoltan a otros

A diferencia de la acción policial en contra de los campesinos, unidades policiales escoltaron a los buses que se dirigían hacia Juigalpa a una contramarcha que fue anunciada este jueves por la vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, quien la justificó como una celebración por el Día Internacional de la Tierra.

Lea también: Policía bloquea la marcha campesina anticanal

Daniel Mejía, líder del movimiento campesino de Punta Gorda, en Nueva Guinea, dijo que le pide «a Dios por la misericordia de Daniel Ortega para que pueda entender que lo que nosotros pedimos es justicia, mientras él nos manda a reprimir y nos niega el derecho a marchar».

Mejía, quien estuvo al lado de Ramírez para transmitirle fuerzas, agregó que marcharon «pacíficamente, sin armas, solo con callos que tenemos en nuestras manos por labrar nuestras tierras, que es el único medio de vida que tenemos para nuestras familias».

En Juigalpa unas 500 personas

Pese que la Policía Nacional bloqueó las diversas carreteras para que los campesinos no participaran de la marcha anticanal en Juigalpa, más de 500 personas que sí lograron llegar se manifestaron en el puente La Tonga, en la entrada de la ciudad.

La Policía bloqueó el puente La Tonga, una de las principales vías de acceso a Juigalpa. En este punto se dio por terminada la marcha anticanal de esta ciudad. LA PRENSA/CORTESÍA

La abogada del Movimiento Campesino, Mónica López, sostuvo que este sábado «hemos enviado un poderoso mensaje. Para empezar fuimos más de 500 personas que logramos romper este estado de sitio, un cerco policial igual de perverso del que nos pusieron en la última movilización, y sin embargo aquí estamos».

Lea además: Contramarcha oficial se realizará en Juigalpa

Asimismo, López señaló que pese a que no se logró la marcha central en Juigalpa por los bloqueos «en simultáneo hicimos plantones con los compañeros y compañeras del Movimiento Campesino que están en El Tule, Nueva Guinea, La Fonseca, La Unión, La Esperanza y otras personas que están retenidas más adelante en la ruta. Con esto terminamos la marcha número 87».

Desde la mañana de este viernes, en los caminos que conectan a La Fonseca —donde vive Francisca Ramírez— con el casco urbano de Nueva Guinea, personas aliadas al Gobierno colocaron «miguelitos» para ponchar las llantas de los camiones en las que se movilizaban los campesinos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: