Cristina Mejía, la abuela en Ciudad Darío que salvó a su nieto