Rungvisai vuelve al gimnasio en Tailandia pensando en la revancha

"Chocolatito" viajará a Japón en los próximos días para definir su futuro

Srisaket Sor Rungvisai adquirió dimensión de héroe tras la victoria sobre Román «Chocolatito» González. Foto: Agencias

El boxeador Srisaket Sor Rungvisai, vencedor del nicaragüense Román “Chocolatito” González, retomó el trabajo en el gimnasio en Tailandia, pensando en la revancha entre ambos, la cual podría darse en el mes de septiembre y en un escenario como Los Ángeles, Estados Unidos.

Lea también: Rungvisai desiste de hacer una pelea antes de la revancha con «Chocolatito»

El nuevo campeón del mundo de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo se reportó al gimnasio Nakornloung Boxing, ubicado en la provincia de Nonthaburi, con su equipo de trabajo para realizar los primeros movimientos y trazar el plan de actividades para el segundo choque, mismo que fue ordenado recientemente por el CMB luego de un fallo polémico.

En el ring del Madison Square Garden de Nueva York, el pasado 18 de marzo, Rungvisai demostró una condición física de alto nivel que le permitió tirar golpes hasta el último asalto, pero más allá de esto, resistió la pegada de “Chocolatito”, quien resultó con dos cortes sangrantes producto de cabezazos ilegales.

Un mes y dos semanas después de la batalla épica, y a cinco meses de la revancha, Rungvisai calienta motores, probó el éxito y no quiere cambiarlo por la amargura. Por su parte, “Chocolatito” alista sus maletas para viajar esta semana a Japón para definir su futuro con su promotor internacional Akihiko Honda, de Teiken Promotions. El tetracampeón mundial permanecerá quince días en el país asiático.

Srisaket Sor Rungvisai y su equipo de trabajo en el gimnasio Nakornloung Boxing en Tailandia. FOTO: KUI KAMOLPHAT/ CORTESÍA
Srisaket Sor Rungvisai y su equipo de trabajo en el gimnasio Nakornloung Boxing en Tailandia. FOTO: KUI KAMOLPHAT/ CORTESÍA

“Estoy listo para pelear con Román cuando él lo desee, se merece la revancha”, aseguró Rungvisai a la prensa de su país tras el pleito, y en días recientes “Chocolatito” afirmó, “será un peleón, no habrá round de estudio ni nada”.

El tailandés sobrepasó las expectativas de los expertos, llegó preparado para una batalla campal, con mucha fortaleza y oxígeno, pero su labor quedó empañada por el uso de su cabeza como arma, por lo que fue amonestado, pero la medida se quedó corta frente a los cortes que sufrió “Chocolatito”, los cuales condicionaron gran parte de la pelea.

Nota relacionada: «Chocolatito» y su esencia