Animales en casa hacen bien a los niños

Un animal de compañía en casa supone cambio en el día a día y puede convertirse en un gran compañero de juegos de los niños

animales

Foto/Thinkstock

Ya sea un hámster o un gato, en algún momento los niños de la casa expresan su deseo de tener un animal. Pese a que los padres piensan inmediatamente en la suciedad que puede generar, el costo y el trabajo de tener una mascota en casa se compensa con el bien que esta hace a los pequeños.

Un animal de compañía en casa supone cambio en el día a día y puede convertirse en un gran compañero de juegos de los niños, explica Katherin Fichtel, del Círculo de Investigación de Animales de Compañía de Alemania.

Si los padres se separan, un perro puede ser un ancla emocional para los niños en esa situación. Además, el contacto con el animal ayuda a reducir el estrés y resulta positivo para el bienestar de los pequeños.

Puede leer más en: Protección animal, una materia pendiente en Nicaragua

“El perro puede asumir un papel de cercanía”, explica Fichtel. Y es que escucha pacientemente y, con toda seguridad, no revela secretos.

Los niños, además, pueden aprender del animal a comportarse con los semejantes. “Los animales no solo están ahí para ser acariciados, sino que también tienen derechos”, dice Cornelia Nitsch, quien escribe libros sobre educación de los niños.

¿Cuál es el animal adecuado?

Cuál es el animal adecuado dependerá no solo del espacio, el tiempo y el dinero, sino también del carácter del niño.

Lea además: Tras látigo y encierro, 33 leones emprenden viaje a Sudáfrica, su reino

Un perro puede ayudar a muchos pequeños tímidos a ganar confianza en sí mismos, mientras que los peces pueden contribuir a la calma. Con los roedores se puede jugar muy bien, pero los hámsters necesitan tranquilidad durante el día.

Cuidado

Cuando los niños quieren un animal de compañía, hay que tener también en cuenta algo: ¿quién se ocupará de él? “Un niño no puede ocuparse solo de un animal”, puntualiza Fichtel. La responsabilidad es, en último término, de los padres.

Sin embargo, hay que dejar que el niño se implique en el cuidado y hasta dónde habrá que decidirlo teniendo en cuenta su edad. “Hay que hacer responsables a los niños cuanto antes”, dice Nitsch.

Le puede interesar: Los inesperados objetos, animales y hasta parásitos que se llaman Barack Obama