Cenidh califica de «emblemática» sentencia en caso Acosta

El caso Acosta también expone la impunidad en el sistema de justicia, dice exprocurador Alberto Novoa

caso Acosta

Sepelio de Francisco García en cementerio general de Managua. LA PRENSA/CORTESÍA

La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), en contra del Estado de Nicaragua, en el caso María Luisa Acosta que reclama justicia por el crimen contra su esposo Francisco García Valle, “es emblemática”, asegura la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez.

Recordó Novoa que en Nicaragua, muchas veces la impunidad “va muy ligada a los sectores de poder político, o sea entre más alto sea el sector de poder político que te enfrentás, menos posibilidades hay de que el sistema judicial actúe”.

La Corte IDH determinó que “el Estado es responsable por la violación de los derechos de acceso a la justicia, a la verdad, a las garantías judiciales y protección judicial”, que sufrió Acosta.

Lea más en: En Nicaragua no hay persecución a defensores de derechos humanos

La afectada señaló que el juez que ventiló el caso, “todavía es juez de la República de Nicaragua”, pero además su decisión también lo conoció el Tribunal de Apelaciones, por lo que considera que “fue un concierto de todo el sistema judicial que se coludió con esta gente”.

El Cenidh que ha acompañado a Acosta desde que ocurrió el crimen, hará un análisis de los actores en ese juicio durante una conferencia prevista para el miércoles de esta semana.

Núñez manifestó que a diferencia de una resolución que hace recomendaciones; esta es una sentencia que tienen efectos vinculantes; cuyo cumplimiento es obligatorio para los estados.

Y según Núñez, los estados que no cumplen una sentencia ordenada por la Corte entran “en un estatus de ilegalidad frente a los mecanismos de protección internacional de derechos humanos”.

”El costo político que paga un estado que no cumple con una sentencia de la Corte es muy grande”, sostuvo Núñez, quien consideró que el presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega, tiene la oportunidad de cumplir con una sentencia de la Corte, pues aún está pendiente de hacerlo con el caso de Yatama.

Lea además: Organizaciones de derechos humanos promueven acciones en el exterior

En tanto, el exprocurador Novoa recordó que esa misma Corte emitió una sentencia a favor de extrabajadores de Aduanas, quienes el Estado “les fue pagando en abonos suaves” la indemnización.

Medidas de reparación

La Corte IDH consideró que Acosta ha sufrido particulares afectaciones a su integridad personal, por el sufrimiento causado por el homicidio de su esposo, por la falta de investigación adecuada del mismo; la infundada imputación en su contra y la estigmatización que debió enfrentar.

En este sentido, determina que el Estado de Nicaragua es responsable por la violación de su derecho a la integridad psíquica y moral.

También puede leer: CIDH examina censura orteguista

En virtud de ello la Corte ordenó diversas medidas de reparación, entre las que destacan :la obligación del Estado de adoptar las medidas necesarias para que el homicidio no quede en impunidad y se restituyan adecuadamente los derechos de acceso a la justicia y a la verdad de las víctimas.

Establece indemnización

La Corte manda al Estado de Nicaragua a indemnizar a María Luisa Acosta por daños materiales e inmateriales por 107 mil dólares, más 20 mil dólares por cada uno de otros cuatro familiares del fallecido. Así como 20 mil dólares a favor del Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (Calpi), organismo que dirige Acosta y 15 mil dólares al Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan) y Cenidh, cada uno, que le han brindado acompañamiento en concepto de costas y gastos.

Le puede interesar: Demandan al Estado de Nicaragua ante la CIDH por caso Leman

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: